UNA ESCAPADA A PICOS

Como en otras ocasiones, comienza la aventura con una llamada de Chavi proponiéndome un viaje relámpago a Picos de Europa. Y como en otras ocasiones, ni sé ni quiero negarme, así que partimos el lunes por la tarde para llegar a dormir a Arenas de Cabrales.
Hemos quedado con Toño y Néstor en la pista de Sotres para ir juntos hasta el refugio de Urriello. A las siete de la mañana estamos con ellos echando un frugal desayuno y cargamos con nuestros mochilones rumbo al refugio. Nos han comentado que este año hay mucha nieve y no estamos muy seguros de qué llevar, al final cargamos con un piolet, unos crampones y unas botas semiduras además de las zapatillas…como si el resto del material de escalada no pesara suficiente. Bien se vale que la comida no pesa casi nada.
Llegamos al refugio y Toño y Néstor se van a la Murciana de la cara oeste del Naranjo. Ellos no se han comido el tarro, llevan solo zapatillas y para no pisar la nieve de la canal de La Celada rapelarán por la vía. Nosotros tenemos planes mucho más humildes, hoy escalaremos la Cepeda y si da tiempo y nos quedan ganas, escalaremos la Sur Directa, todo por supuesto en el Naranjo, ambas vías presentes en algunas de las listas que el Chavi tiene pendientes de tachar.
Remontamos la canal de la Celada y, aunque es verdad que hay mucha nieve, está tan primaveral que se puede ir con zapatillas sin más peligro que terminar con los pies chupidos y el culo mojado si te das cualquier resbalón.
Hacía más de treinta años que había escalado la Cepeda con mi amigo Jorge. La recordaba como una bonita y asequible vía. La roca no puede ser mejor y aunque la dificultad es muy moderada, al final, en el último largo, hay que dar un apretón (la reseña dice V+ pero también podría decir 6a+). Un agujero imposible permite pasar al Anfiteatro, en la otra vertiente, desde donde con una sencilla trepada se llega a la cumbre.
Cada vez que visito Picos me parecen unas montañas preciosas y me pregunto por qué no venimos más a menudo. Este año hay abundante nieve en altura y el paisaje se ve espectacular.
Destrepamos y rapelamos hasta la base de la cara Sur, y de nuevo para arriba. Como hay un par de cordadas por allí, ya les advertimos de que no se nos ha ido la cabeza, creemos, que es que tenemos que tachar.
La verdad es que la Directa Sur del Naranjo es una pequeña joya de esas que nunca te viene bien hacer, porque ¿a qué persona en su sano juicio se le ocurre bajar y volver a subir?...pues al Chavi…y a mí.
Escalamos los bonitos canalones que el agua ha ido esculpiendo en la roca y en tres largos nos colocamos de nuevo en el Anfiteatro. Esta vez ya no subimos a la cumbre, estamos mal de la cabeza, pero no tanto.
Cuando regresamos al refugio consulto el reloj altímetro y me da que llevamos casi 1.700 metros de desnivel y más de once horas de actividad…con razón me siento cansado.
Para el día siguiente Toño y Néstor hacen reposo activo escalando Sagitario en la cara Oeste del Naranjo. Nosotros “reposaremos” escalando la Oeste por la Leiva.
Me estudio la reseña para elegir los largos por los que soy capaz de subir y la cosa queda bien si comienza a escalar Chavi. Desayunamos a las seis y cuarto para empezar a escalar a las siete y media, que al final son las ocho porque olvido rellenar mi botella de agua y me toca regresar al refugio. No pasa nada, el día es largo y el tiempo no puede ser mejor.
Chavi se toma su tiempo para escalar el primer largo artificial y laborioso, amenizado además por una larga caída tras la inesperada apertura de un mosquetón de esos ligeros con cierre de alambre. Un buen susto, un doloroso golpetazo en el costado y la botella de agua reventada. Toño nos tendrá que dar un litro de su agua para sobrevivir al calor.
En el segundo largo, también con bastante artifo, el que se toma tiempo soy yo pero adelanto algo empalmando dos largos. Después la escalada ya es más fluida y navegamos por placas de roca compacta tratando de no confundirnos con las vías vecinas. La vía va buscando las debilidades de la pared en una escalada bonita con pasos difíciles. En seis largos llegamos a los Tiros de la Torca.
Caminamos y trepamos lentamente hacia la base de la pared, notamos la paliza de ayer, y comienza la segunda parte que, como se suele decir, es la más interesante. Toño nos había aconsejado: Chavi hace el primer largo, un siniestro desplome del que cuelga un gastado y raído cintajo, y yo hago el segundo largo que es artificial y que es muy fácil, nada, “de chapa a chapa”. Comienza pues Chavi y enseguida se terminan los paraboles y hay que progresar con ayuda aliens y pasando algo de miedo hasta pillar el cintajo, hablarle para que hoy no se rompa, y jadear en la difícil salida a la reunión (hay quien pasa en libre por aquí, 7b, a nosotros nos parece, sencillamente, imposible).
El siguiente largo, que era mío, me lo cambia Chavi por los de la chimenea final. Bueno, acepto el cambio y Chavi desaparece de mi vista en una travesía horizontal ascendente. Al rato la cuerda deja de correr y Chavi comienza a chemecar (parece que hay algún paso duro), a jurar (parece que el paso es muy duro), a destrepar sin dejar de chemecar y jurar entre los consabidos “al loro” “atento”…mientras, yo me voy encogiendo y acongojando en la reunión. Al cabo de un buen rato, Chavi, ¡cómo no!, consigue pasar. A Toño se le olvidó decirnos que hay un buen aleje y una fea caída desde el último parabolt hasta un puente de roca, un tramo tal vez de 6a+ difícil de proteger. Hoy debe ser mi día de la buena suerte porque con el cambio me he librado de una buena.
El resto de la vía lo hacemos en tres largos siguiendo una chimenea de excelente roca con muy escasa equipación pero que se asegura perfectamente, un paso de V+ y el resto IV+, y finalmente, de nuevo en la cima. Nos ha costado once horas, un poco demasiado, pero para eso somos Caracoles.
Del resto de la excursión, nada que reseñar, bajamos al refugio, tomamos un vaso de sopa, cargamos los mochilones con los crampones, las botas y el piolet que no hemos necesitado para nada, y bajamos al coche a donde llegamos con las últimas luces del día. Después de echar un bocado no sé muy bien dónde, carretera y carretera hasta llegar a casa al amanecer, a las cinco y media de la mañana, veintitrés horas después de levantarnos,  totalmente hechos polvo. Me debo de estar haciendo mayor porque ya empiezo a no estar para estos trotes.

Lorenzo



Cepeda, cara este Naranjo

La salida de la Cepeda

El la Sur Directa

Primer largo de la Leiva

Segundo largo de la Leiva

Cuarto largo de la Leiva



En la Leiva, primer largo desde los Tiros de la Torca, en busca del viejo cordino.

Comienza el segundo largo de la Leiva después de los Tiros de la Torca

En la cima, más contentos que pa qué

12 comentarios:

Xosé dijo...

Jodó Lorenzo! haceis la leiva, bajais al coche y volveis a zaragoza del tirón, y dices que estás mayor... hay que joderse!! Enhorabuena!

edu dijo...

INCOMBUSTIBLE SUPER LORENZO ORTAS...MAERAAAAAAAA

Jesús Sánchez dijo...

Felicidades a los dos por la actividad.
Hace ya unos años que deje de vivir la escalada como una consecución de trofeos y de tachar vías de una lista, para disfrutar con sosiego y una seguridad razonable de todo lo que supone ir a la montaña, pero eso no implica que no respete y admire vuestro ímpetu.
Un abrazo,
Jesús

Oscar dijo...

Quien pillase tu juventud Lorenzooo!!! Jajaja... estais fatal!! Un abrazo incombustibles !!

German de la Puente dijo...

Puse en facebook alguna foto que os hice desde tiros! Un saludo!

Nach dijo...

Muy buenas las actividades, menuda pechada para el cuerpo, jejj. Medicina de la buena para la mente.....Saludos.

Antonio Anzas dijo...

Me alegra ver que a pesar de "esa decadencia" que dices Lorenzo, ahí sigues, bendita sea pues!! Felicitaros a los dos por los recorridos y seguro que con la tenacidad de Chavi, hay tema para largo. Gratos recuerdos acuden a mi mente de tan paradisiaco lugar.
Abrazos.
Antonio

Isa dijo...

Hola Lorenzo! Felicidades por esas vías en el Picu, menudo ritmo lleváis...

Una pregunta, a cuenta de lo del mosqueton ligero ese que comentas que se abre y vuela Chavi, puedes concretar un poco la causa por la que se abrió? Es que ya de por sí no me inspiran mucha confianza y después de leerte esto, no se si los voy a seguir usando muy tranquila...

Saludos!!

Anónimo dijo...

Hola Isa,
Tienes razón vale la pena explicarlo porque siendo un error por mi parte puede volver a pasar a cualquiera si no estas atento.
El mosquetón es de una marca de calidad, muy ligero y con el gatillo de doble alambre.
Estaba colgado con un estribo del cordino que estaba pasado por un clavo. Una vez probado con mi peso en el estribo pase un mosquetón por el cordino que estaba tenso por que estaba soportando mi peso. Al meter el mosqueton y estar el cordino tenso no se metia bien y se debió quedar en mala posición y cuando con una cinta expres normal pasada por el anillo ventral de mi arnes mosquetonee ese mosqueton aligerado pasado por el cordino y cargué todo mi peso para colgarme (estaba progresando en escalada combinada libre/artifo) el gatillo del mosqueton aligerado se movio ligeramente en diagonal y saltó del gatillo que cierra el mosqueton de tal forma que quedo abierto y yo caí de forma imprevista unos 8 metros, ya que frenó la caida el seguro anterior y habia pasado la cuerda por el seguro que estaba a mi altura y toda esa cuerda de mas hizo que la caida fuera larga y además totalmente imprevista. Fue ir a colgarme en el mosqueton y estar volando sin aviso cabeza abajo. Afortunadamente la pared era muy vertical y lisa y solo me lleve un costalazo en la cadera y reventé la cantimplora que llevaba colgada del arnes.

Anónimo dijo...

Lo que entiendo que pasó es que sin darme cuenta el mosquetón aligerado se había quedado en una posición que al apoyar mi peso con una segunda express ejercí la presión directamente sobre el cierre de doble alambre y este no soportó mi peso (casi 90 kgs.)

Con un mosquetón normal normal no hubiera pasado.

Conclusión: Los mosquetones deben siempre trabajar en la posición adecuada y si estan en mala posición pueden llegar a abrirse o partir, es evidente que los mosquetones aligerados con cierres de alambre van a fallar antes que los estandar en el caso que he descrito.

Conclusión de la conclusión: En maniobras complejas o donde los mosquetones pueden no tener espacio para trabajar bien trata de acordarte de utilizar mosquetones llamemosle robustos y/o emplear cordinos o cintas para ganar espacio y conseguir que el mosqueton trabaje en la posición idonea. Cuando vas en artifo perder unos centimetros por alargar con un cordino puede ser un problema para la progresión y en ese caso yo me inclino por los mosquetones robustos si se trata sólo de soportar mi peso y no una caida.

Chavi

Saludos, Chavi

Isa dijo...

Muchísimas gracias por la explicación Chavi, habrá que tener en cuenta dejar estos expreses ligeros para chapajes normales y usar los clásicos para temas más laboriosos.

Saludos y a seguir dándole a la roca!!

Oscar Pirata dijo...

Puestos a elegir yo de mayor quiero ser como vosotros, coleccionista de vias, auténticas aventuras pura vida. Espero no pasarme al lado oscuro de abrir por puro ego.
Enhorabuena a los dos!!!