Se impone una reflexión…

19-Enero-2016

Se impone una reflexión…¿es ético en estos momentos taladrar y llenar de chapas cualquier roca de mas de 5 mts de alto, cada 5 mts. a lo ancho?

Incipientes movimientos de escaladores piensan que no, que antes de abrir hay que preguntar e informarse.

Utopía o no, la regulación de la escalada debería venir desde el propio colectivo, antes que sea demasiado tarde y que las diferentes administraciones y propietarios nos lo pongan muy crudo.




11 comentarios:

Chavi dijo...

Miedo.

Tengo miedo.

Miedo a la ignorancia, a la regulación ignorante, a la prohibición ignorante.

Miedo a la democracia y a una persona un voto, con la falta de criterio de tantos y la facilidad para hacer ruido en las redes sociales, todos opinamos de todo y muchos, muchísimos deberían simplemente antes de opinar, aprender, escuchar y respetar.

Miedo al consumismo, a eliminar el riesgo, a la búsqueda de protagonismo, a transformar el medio sin respeto a ninguna tradición, ni historia, ni valores, a una supuesta democratización del medio.

Miedo a que se hable de todo esto y no se entienda, se politice, se democratice y acabe mal muy mal.

La autoregulación silenciosa, la ley no escrita que cualquier escalador aprende en unos años a base de visitar lugares y conocer los usos y costumbres del lugar y el conocimiento de nuestra historia.

Hasta ahora ha funcionado.

El silencio, el respeto,la humildad, el sentido común. Debería ser suficiente.

El colectivo de escaladores tiende a ser respetuoso con las prohibiciones temporales de zonas de escalada, incluso con la prohibición permanente de alguna zona dentro lago razonable y proporcionado (por ejemplo el paredón de los buitres en Riglos).

El problema no está en que no se respeten las regulaciones, la inmensa mayoría lo hace y el que no lo hace y le pillan que le multen bien multado.

El problema está en las aperturas de vías.

Abrir vías? Con respeto, sentido común y humildad debería ser suficiente, pero llevamos mal camino.

Me da miedo la ignorancia, me da miedo la democracia anónima y donde vale lo mismo la opinión de todos, no es un asunto de elitismo es un asunto de conocimiento.





Jaume CLOTET ERRA dijo...

Pues si vas a Roca Regina estarás acojonado: Pelut y sus secuaces han abierto una via de 300 metros en Ae (unas 400 expansiones)....

Jose Ugarte dijo...

Hola a todos
y gracias por el blog, de entrada. Además...

además, yo diría que introducir el trailer y terminar la reflexión focalizando el problema en la apertura de nuevas vías (y muy equipadas) es tremendamente reduccionista. Hay muchos, muchísimos más problemas y aspectos a tener en cuenta. Cada lugar tiene el suyo. Vease Etxauri en concreto y Navarra en general. El problema no es la apertura de vías. Ese solo es uno de los puntos de reflexión, y además yo diría que en realidad es un tema "doméstico". Los problemas que podamos tener como comunidad van a desbordar esa cuestión. A ver si nosotros también la vamos superando.

Chavi dijo...

Hola Jose Ugarte,

Estoy de acuerdo, el problema es mucho más complejo y no sólo es un tema de abrir vías (donde y como).

Hay un problema de fondo de grupos de presión.

Si la presión ecologista está bien organizada defenderá bien sus intereses. Si el colectivo escalador está dividido lo tendrá difícil para defender sus intereses que no me cabe duda que al menos tendremos como interés común que las regulaciones y prohibiciones sean razonadas, negociables y razonables.

Si somos un colectivo desorganizado y desunido mostramos nuestra debilidad y por otro lado los escaladores en general vamos a cada uno a lo nuestro y creemos poco en la labor de clubs y federaciones (hablo en general).

Es más complejo que los problemas que puedan generar las nuevas vías pero también opino que ese es uno de los puntos clave por donde el colectivo pierde credibilidad frente a terceros, si resulta que todos tenemos licencia para matar (entiéndase la ironía) y armados con un taladro disparamos a lo que nos da la gana.

Saludos

Chavi dijo...

Hay un idioma, una lengua que tiene mucha fuerza y capacidad de convicción, se llama dinero.

Si se entiende que España que es un país con un potencial turístico brutal gracias sobre todo a su clima y sus playas también es una potencia mundial turística por sus paredes y montañas para atraer escaladores de toda europa seguro que empieza a tener importancia que las aves tienen que tener espacio pero los escaladores también.

Y si se convencen que puede haber dinero y riqueza gracias al turismo de escaladores (nacional e internacional) es un gran paso y luego viene conseguir que el modelo sea sostenible y equilibrado.

Cuando digo equilibrado y sostenible es que debe conservarse el terreno de aventura porque si te compras un taladro y abres lo que te apetece a tu bola sin respetar las leyes y los usos y costumbres nos cargaremos nuestro paraíso y se acabará el negocio, el dinero y el interés de terceros no escaladores de que se defienda la escalada.

Estoy escribiendo demasiado y además con poca prudencia. me callo ya.

Antoine dijo...

Aunque hace ya bastantes años que no escalo apenas, lo sigo haciendo a través de los demás, como los viejicos. Tengo cierta edad ya y he visto cómo evolucionan los deportes de montaña. Es verdad que la sociedad es muy perversa. Es capaz de destruir lugares de gran valor, para a continuación regular aspectos de menor calado y así lavar sus vergüenzas. Vale. Pero también es cierto que el espíritu montañero que impera hoy en día está demasiado afectado por la vanidad. Sí, aunque suene extraño. Creo que a demasiada gente sólo le preocupa conseguir cotas de dificultad técnica muy alta. Poder seguir haciendo viajes interminables casi todos los findes para escalar. Poder seguir comprando ropa y material tan técnico que a la mayoría le sobran prestaciones, y cuya fabricación requiere el uso de materiales muy contaminantes. Podría enumerar muchas cosas más pero no hay sitio ni es oportuno. En resumen, la escalada está siendo víctima también de su propio éxito. Quizá estaría bien que el personal se cortara un poco más y no sintiera la necesidad de dejar su firma, buena ó mala, en absolutamente casi todos los paños de roca de este país.
Un saludo a casi todo el mundo

MENDIBLOGa dijo...

Interesante el debate y muy preocupante el problema.
Bastante deacuerdo con lo comentado, alguna puntulización:

*A los escaladores nos representan las federaciones (o así debiera ser). Otra cosa es que no lo hacen.

*Las administraciones siempre juegan con el rival débil. No se meterán con Aramon, la caza, eléctricas y demás elementos. Necesitan vender preocupación por el medio ambiente y comprar fondos europeos para mantener departamentos.

*los escaladores nos somos ni peores ni mejores, somos sociedad y como ella nos comportamos. Ahora, tampoco nos flagelemos que mayores barbaridades hacen otros.


Si a la regulación, si al respeto, si a la escalada sostenible pero NO A LA PROHIBICIÓN.
Antiparkes, anarquía vertical y Aramon que te atropelle un camión.

Un saludo al todos y a escalar.
Xabi

Antoine dijo...

Prohibición NO
Regulación SÍ
Autoregulación también....
Ah, por cierto, a Aramón no le atropellará el camión porque, entre otras cosas, muchos de los montañeros-esquiadores que conozco no han dejado de acudir a sus pistas después incluso de que Formigal ampliara sus "dominios esquiables" arrasando el valle ese de cuyo nombre no puedo acordarme....

Xosé dijo...

Voy a opinar aunque me equivoque…
Completamente de acuerdo con Xabi (mendibloga) y tambien entiendo el resto de opiniones, sin embargo creo que el tema es algo más complejo. Pienso que este es un aspecto más de los múltiples problemas ecológicos que sufre el planeta, pero sin duda es uno de los de menor impacto ecológicamente hablando; l@s escaladores, en general, somos bastante respetuosos con el medio pero lo usamos, si… actuamos sobre él y eso tiene necesariamente un impacto. Yo soy de la opinión de que si realmente el impacto supone la supervivencia de alguna especie o de algún microsistema ecológico se debe regular y, si fuese necesario, incluso prohibir. No me quiero sentir responsable de ningún resultado altamente negativo para el medio y pienso que esto que digo l@s escaladores lo deberiamos aceptar siempre que ecologistas o técnicos lo documenten y lo expliquen adecuadamente (autoregulación), en general nosotros conocemos la naturaleza y sabemos donde sobramos, una chapa más o menos puede joder una vía pero no es ningún atentado ecológico. El uso del medio no tiene porque ser malo, muchas veces la escalada supone la pervivencia de zona rurales en las que se sigue trabajando el campo y ordenado el medio que dejándolo a monte supondría una merma de ese habitat desde el punto de vista ecológico (la mejor prueva la tenemos en al comparación entre el pirineo francés y el español, este último buscando la especulación económica como forma de desarrollo de los valles). La naturaleza y el ser humano siempre convivieron… el problema viene por la masificación.

Dicho esto tambien digo que soy partidario de la libertad, no entiendo como se pueden regular zonas donde se caza o se crean infraestructuras o nuevas pistas y caminos para caminantes que acuden en masa, no entiendo que haya empresas vertiendo contaminantes al agua y pagando por ello o estaciones de esquí arrasando montañas enteras y creando auténticas ciudades fantasma al pié de las motañas… lugares superprotegidos pero donde se monta un refugio, teleférico o tren de cremallera… no entiendo que donde se manejen negocios se pueda deteriorar pero actuar en la naturaleza de forma simple sea negativo para el medio, no entiendo que los gases de efecto invernadero estén acabando con el planeta que conocemos y que nadie haga nada, pudiendo tener medios tecnológicos para deterner este cancer ambiental, todo por puro negocio… La naturaleza crea barreras propias que impiden la masificación, si tiramos esas barreras despues no tiene sentido que intentemos regular nada!

Xosé dijo...

Sigooooo
Defiendo el respeto a la naturaleza por encima de cualquier cosa pero la escalada no es una actividad que intervenga tanto sobre el medio. Personalmente solo se me ocurre que puede ser necesario regular aquellas zonas muy particulares desde el punto de vista ecológico (seguro que, aquellas en las que se escala, se cuentan facilmente) y, por supuesto, otras masificadas desde el punto de la escalada deportiva, esta masificación comienza a ser un problema en algunas zonas, tambien bastante puntuales, en estos casos puede que no quede ha otro remedio que la regulación, principalmente porque aquí encontramos mas casos de falta de respeto con el medio, es cuestión estadística y de valores algo deferentes.

El problema que tenemos es otro: no tenemos peso social como colectivo. Y por qué? No somos tan pocos!! Tal vez somos demasiado anárquicos en cuanto a la participación social o política, claro! por eso tenemos los clubs y federaciónes que tenemos (no es justo hablar generalizando pero espero que se me entienda), más preocupados en general por ser conseguidores de cosas para la mayoría de sus socios que por ser agentes sociales de intervención en el ámbito concreto que ocupan… yo soy gallego y en mi tierra esa es la definición de caciquismo, de lo cual sabemos un poco! Para cambiar esa tendencia cómoda y, a veces, algo caciquil, tenemos que participar, si… actuar social y politicamente para tener algo de peso y poder hablar con la adminstración y los movimientos sociales con criterio reconocido y en condiciones aceptables.

Y como es tardisimo y la chapa es enooorme… me voy a la cama! Salud a to@s!

MENDIBLOGa dijo...

Hay le has dado Xosé! La clave está en nuestra capacidad de negociación. Y para negociar hace falta poder, relevancia como colectivo. La escalada y el alpinismo con un mínimo control son actividades sostenibles que sustenta o apoyan economías en zonas deprimidas, áreas de montaña. No suponen un flujo alto de dinero como el esquí de pistas pero si sostenido y por supuesto mucho más sostenible.
El impacto económico existe y es alto en zonas como margalef, chulilla, siurana, rodellar..
Poner esas cosas en valor debieran ser responsabilidad de federaciones y demás estamentos.
A los escaladores nos corresponde ser respetuosos con el medio donde nos movemos. Respetando las regulaciones, consesuando nuevas aperturas con las administraciones y dejando la menor huella posible.
Luego está la ética, es otro debate, apasionante sí, pero otro.

Aramon... Yo he cogido telesillas, teleféricos,,, la montaña estaría mejor sin ellos. Tengo un gran recuerdo de sencillas ascensiones en alpes andando desde el pueblo, no teleférico, no refugio. Una gozada.

Un abrazo