Cargols a la llauna (o el comienzo del declive)


Sábado 16 de enero 2016, Alberto Pueyo, Juan Carlos, Olga y una servidora.

Pese a que el título podría perfectamente ser el nombre de una vía de cualquier zona del Montsec, se trata del aperitivo que nos enchufamos antes de la comida: unos caracoles a la brasa. A continuación, una paella mixta regada de buen vino aragonés.  Todo ello, en el restaurante de Sant Llorenç de Montgall. La paella es la especialidad de la casa y es absolutamente espectacular. 


Los caracoles a la brasa (foto) también son una auténtica maravilla y todo caracol que se precie debería pasar por ahí a meterse una buena ración entre pecho y espalda.

Se trata solo del comienzo del declive que nos espera: la escalada mola y se disfruta, pero lo que de verdad entusiasma es el festival de buena comida y bebida de rigor a la bajada. Y no, no vale un  bocadillo de bacon con queso o longaniza asada. El verdadero aliciente del día consiste en darse un gran banquete, meterse un par de botellas de vino, café (faltó copa y puro) y lo de siempre: sobre todo echarse unas buenas risas y volverse a casa más contento que chupillas. Conociendo el percal caracolero, creo que además de piar las bondades de las vías, deberíamos de orientarnos los unos a los otros de los mejores templos de la gastronomía local alrededor de las zonas de escalada.

Hicimos dos vías en la Pala Alta, la Lluis y la Brothers Ruiz, ambas muy buenas y recomendables. A destacar que pillamos a Alberto acerando en el último largo. Desde abajo vimos ese movimiento característico del “acerador” y sospechamos. Luego le preguntamos y  no le quedó más remedio que reconocer el pecado: si, había acerado en un largo de V. Vale, vale que si la operación de espalda, que si la tendinitis y no se que más.....Supongo que el tema es que estaba pensando en la paella que nos esperaba y claro, no había tiempo para mariconear en el paso. Lo dicho: el comienzo del fin.

El día fue grandioso: frio y soleado y lo mejor, como siempre la compañía.


Mi más reconocido agradecimiento a Olga, que no bebió vino, y se avino a conducir el coche mientras los tres gladiadores roncábamos los efectos de la comilona.

5 comentarios:

pep dijo...

MU BUENO LO DE SANT LLORENÇ DE MONTGALL...JAJAJAJAJA ES LA DEFINICION POR ANTONOMASIA JAJAJAJA....QUEDARA PARA SIEMPRE EN NUESTRO LEXICO.
A POCO TOCARAN LOS CALÇOTS.
UN SALUDO

LO PÈPEGALL

David Chacobo dijo...

Es Sant Llorenç de Montgai, con "i" latina.

Kike Royo dijo...

¡Caníbales!

lorenzo dijo...

Qué bien y qué cierto!!! Al final, lo de la escalada es lo de menos.
Alberto, me alegro que ya estés útil. Seguro que lo de la cinta era para colocarla mejor para poder chapar. A que sí?

Lo Gall dijo...

es sant llorens de mongalls David territorio GALLDEPONENT.

Saludos caracoles que os comeis a los colegass i que buenos estan.

Lo gallnik