Pilar Primavera -Ordesa-

























Cada año por estas fechas vamos a pasear por el Pirineo para disfrutar de los ocres, amarillos y rojos con que se tiñen los bosques cada otoño. Así recorriendo la Senda de los Cazadores y la Faja Pelay se me pusieron ganas de escalar alguna de las paredes de Ordesa.
Llamo al amigo Agus Abarca y enseguida nos ponemos de acuerdo para destinar el jueves a disfrutar del otoño desde la vertical.
Como el día ya no da para mucho y el cuerpo da para menos, elegimos el Pilar de la Primavera en la pared del Gallinero, vía corta, asequible y que ya hemos escalado en otras ocasiones.
A pesar del madrugón, se nos hacen las doce cuando llegamos a pie de vía. Antes hemos escalado la canal que lleva al jardín (hay dos canales, mejor escalar la de la derecha, paso de IV) y hemos atravesado la pradera inclinada donde es mejor no caerse.
Comenzamos a escalar en la misma base del espolón, un largo poco definido que se puede escaquear por la derecha (IV) y continuamos por otros diedros en una tónica de IV y V hasta que la cosa se pone más difícil en el cuarto largo que sigue un diedro perfecto (V+ con salida de 6ª). Sin querer empalmamos los dos largos siguientes, un diedro fisurado con pasos de IV+ y V típico de Ordesa, que lleva a un hombro casi en la salida de la pared, solo queda una bonita fisura de IV+ de unos 15 ó 20 metros.
La verdad es que siempre que repito esta vía, ya es la cuarta vez, me parece más difícil de lo que la recordaba.
Vía corta, 240 mts, y, como dice alguna guía, de las más asequibles del valle. Pero lo mejor es el ambiente y el paisaje que rodea estas paredes con los bosques otoñales en el fondo y un paisaje de paredes único en el Pirineo. Si a esto le añadimos un regreso por el Circo de Cotatuero a través de rebaños de sarrios, pues hace que el día sea memorable.