VIA DEL RIGOL

















20-02-11

Jorge y Chavi

De nuevo entrándole a una vía de 6b obligado y no escalo 6b, un largo de A2+ y cuando estaba metiéndole me pregunta Jorge, ¿que es lo más difícil que has escalado en artificial? y le digo pues no sé supongo que A2, anda que esta es A2+...

A veces es mejor no pensar y darle a la matraca.

Habíamos leído que eran empalmables L1+L2 y L6+L7 y realmente lo son, los dos primeros hay que cuidar con el roce de las cuerdas y el 6 y el 7 se empalman de forma natural.

Llevábamos varias reseñas aunque la oficial era la de Luichy. Como siempre impecable pero oh sorpresa!!!, de cuando la escaló Luichy ahora han desaparecido un par de spits y unos seis clavos de progresión (tres seguidos en el microdiedro...). Con todo la vía sigue siendo 6b obligado pero le han añadido pimienta.

Empezamos con niebla que nos acompañara durante buena parte del recorrido, día fresco, donde el sol se hace de rogar.

Tenemos vecinos,una cordada de tres por la Santiago un poco lanzapiedras pero simpática y una de dos femenina por la Siete Venas, no las vemos bien desde tan lejos pero en nuestra imaginación son dos bellas afroditas que acuden a nuestro rescate y lamen nuestras heridas... bueno la realidad es que eran bellas pero no ciegas y no prestaron gran atención a los dos caracoles garrapiñados.

En cuatro horas nos plantamos en R7, hemos ido bastante bien, los V+ nos han parecido humanos (se nota que la graduación es moderna) y en general los 6a salen y los 6b el que va de segundo dice que bonito y lo libera y el que va primero masculla, reposa, acera y tira para arriba.

El diedro previo al artificial es bonito y atlético, de aspecto delicado pero mas o menos todo se queda en su sitio. Y llegamos al pastel...

Desplomaco serio rayado por una fisura que te mira con las fauces abiertas, cuando metes el friend le ves hasta los calzoncillos y eso acojona porque da la sensación que en cualquier momento va a saltar. Crujen y se mueven pero los cabrones aguantan.

Saco aguja e hilo y me pongo a coser. Me comenta Jorge "he leído que con siete piezas se pasa..." sin mirarle le contesto "pues yo voy a poner dieciocho", acaban siendo once inventos hasta el clavo siendo el momento clave la lazada del tocón.

El tocón son los restos de un arbolito y la única solución es lazar un manojo de ramitas y base de tronco y entregarte a él.

Cuando llegas al primer clavo, el desplome sigue pero la cosa se relaja y vas de seguro a seguro hasta que... viene un paso donde hay que colocar un friend, hay que no tengo de esa medida!!! busco el 0,75 y no lo encuentro, pero si lo llevaba repe!!! y bingo lo llevo ahí detrás , menos mal!! vaya putada hubiera sido tener que bajar a buscar el 0,75 (consejo para los siguientes guardar un 0,75 como oro en paño para el final del largo).

Para llegar a la R hay una mini salida en libre y en un instante eres un hombre feliz, es lo que tiene la escalada.
Se adivina el final y a tus pies queda un desplome im presionante, momento de satisfacción.

Al final 7h 20 mn de vía (se nos fueron dos horas en el largo dificil entre el primero y el segundo de cordada).

Vía muy buena, con una traca final espectacular.

Material lo que dicen las reseñas y nosotros repetimos del 0,5 al 3. El 4 de camalot trabajo poco o nada y sin embargo me queda la duda si justo antes del paso clave del tocón hubiera quedado bien un camalot del 5.

Alberto le tenía muchas ganas pero causó baja a ultima hora por problemas en la espalda. No te la pierdas, buscate compinche que vale la pena.

Besos

2 comentarios:

alberto dijo...

Enhorabuena de nuevo, y desde luego que iré a por la vía en cuanto me lo permita la espalda,... supongo que compinches encontraré pero lo de coincidir con "dos bellas afroditas" lo veo más dificil.....seguro que no lo soñasteis?? (la sobredosis de escaladas en Montrebei puede provocar ese tipo de alucinaciones, ...por eso yo me dosifico y diversifico !!).

Chavi dijo...

Tal vez fuera un sueño pero desde la R2 pude ver dos personas que se aproximaban a los pies de vía, una de estas personas llevaba tan sólo de cintura para arriba el sujetador puesto y cuando vio que había fisgones muy digna se puso la camiseta, tal vez el subconsciente de ahí sacara la idea de afrodita con lo de ¡¡¡pechos fuera!!! (comentario comprensible por los seguidores de Mazinger Z).

Vamos que no había duda, por otra parte soy de los que cree que una mujer en la montaña o en una pared es doblemente bella, así que seguro eran dos bellas afroditas. El resto lo de acudir al rescate y lamer nuestras heridas entra en el terreno de la ficción erótica, bonito terreno por cierto.