Morral de Peña Roya, Tivissa. vía Extramuros

Que lo del grado es una cosa subjetiva, eso ya lo sabemos hace días los que nos dedicamos a esto de subir por las piedras. Por eso, a la hora de interpretar una reseña, conviene mucho mirar quién la firma y cuando se hizo esa reseña. Porque lo del grado se ha ido degenerando. Los viejos sabemos que los quintos de antes no son como los quintos de ahora, por no hablar de los sextos, que de eso yo ya no entiendo tanto. Y es que hay “gente dura” que no han evolucionado (mejor habría que decir que no se han degenerado) y continúan con los criterios antiguos, que conste que este comentario pretende ser un elogio y no una crítica. Cuando Cristian Ravier dice que hay que prestar atención a la roca, tiembla que eso puede que se caiga a cachos. Si Armand Ballart dice que la vía está  equipada…llévate algo por si las moscas. Yo digo a menudo que en esto del alpinismo nos hemos “amariconado” un algo y ya no estamos dispuestos a asumir ciertos riesgos que en definitiva son la esencia del alpinismo.
El cartel está claro, zona de escalada restrigida
El caso es que me llamó el Chavi para ir a escalar una vía en Tivissa, Tarragona. Una vía de su lista de Verticualidad. MD +, equipada, y no muy larga, cinco largos, 110 metros, Extramurs (A. Ballart, L. Brull y J.E. Castelnou). Y yo, encantado en dejarme engañar, allá que me fui con el Chavi en una de estas mañanas anticiclónicas que hemos disfrutado.
De Tivissa, lo más bonito es el pueblo, porque las paredes pues no son muy espectaculares como las de otros rincones que el Chavi me ha descubierto, pero tiene otras cosas buenas como una aproximación de algo más de cinco minutos. Algún palmito entre la vegetación indica que el Mediterráneo no está muy lejos, por lo demás, roca caliza con desplomes rojizos de un aspecto parecido a algunas paredes de nuestra sierra.
Me pido comenzar la escalada y empalmo los dos primeros largos. El primero sin dificultades reseñables hasta una cueva y el segundo escalando una chimenea hasta unos viejos clavos, V+, y descendiendo después hasta unos paraboles  para atravesar a la derecha en un tramos de 6c+ que, por supuesto, acero sin plantearme otra posibilidad.
La travesía del segundo (para nosotros primero)largo. Como dice el Cinto, "imposible superior"
Sigue después Chavi saliendo de la reunión por una placa a la derecha, primero descendiendo ligeramente y remontando después para ir en diagonal hacia la izquierda por encima de la reunión. Según la reseña no es más que V+ y está equipado, pero yo escucho, sin verlo, al Chavi chemecar y apretar mientras coloca algún seguro extra de esos de mejor no probar, y coloca también algún alargue para facilitarme el paso… bueno, cuando llego a la reunión ya me he hecho una idea de cómo debe ser lo siguiente y le cedo mi puesto a Chavi.
Comienzo del tercer largo (para nosotros segundo). Consultando la reseña, la cosa no está clara.
Y es una buena decisión porque el tercer largo (cuarto según la reseña) resulta tener un par de pasos de V+/6a que el Chavi consigue pasar no sin antes jadear y reclamar mi atención porque los seguros que ha puesto para reforzar un par de viejos clavos no le merecen mucha confianza.
Cuiarto largo (tercero nuestro) comienza la apretada
El último largo comienza por una placa en donde están los dos únicos pasos duros, aunque no tanto, y ya termina por un terreno vegetal y descompuesto hasta llegar a lo alto de la pared.
Sólo añadir que fuimos con la reseña de Armand y falta un clavo en L3 y otro en L4 de los reseñados.

En definitiva, que nos pegamos unas buenas horas para escalar una pared de poco más de cien metros. Que sobre el papel la vía era sencilla pero que tuvimos que apretar y “echarle morro”, sobre todo Chavi, y que una vez más, el amigo Ballart nos puso en nuestro sitio.

Cuando le envío la piada a Chavi para ver si le parece bien lo que en ella pongo, me hace el siguiente comentario:

“Tras ocho vías escaladas este año en esta pared mi conclusión es que los IV son quintos, el IV+ va entre el V y el V+, los quintos suelen ser 6a y los V+ se mueve entre el 6a y el 6a+, los seguros alejan al estilo ochentero y eso sí en general se ha repuesto el buril y el spit por parabolt.”