CARA NORTE PIC LONG DE NEOUVIELLE


A HOMBROS DE GIGANTES


 Cara Norte del Pic Long de Néouvielle
 


“Caminamos a hombros de gigantes…”
            La conocida frase con la que Newton reconocía su deuda para con Galileo, Kepler y demás ilustres antecesores me viene una y otra vez a la memoria en ocasiones como esta, en las que se trata de recrearse en recorridos verticales de otra época. 

Entrando en materia

En las fáciles rampas iniciales




Consultar un libro viejo, una guía pasada de moda. Dejarse atrapar por una montaña o una pared en concreto: por su aspecto, por su aislamiento, por ser sobradamente conocida o tal ver estar totalmente olvidada. Todo vale en este tipo de juegos, cualquier pretexto es bueno para la aventura, a veces incluso la dificultad. Y descubriremos que casi siempre, los “Antiguos” ya pasaron por allí, detectando y haciendo suyas las líneas más evidentes y atractivas. 

Un paso delicado y todo el Pirineo por detrás
Entonces te fijas en los aperturistas: Mailly y Ollivier, viejos conocidos del Midi d´Ossau, 1933, y te haces la composición de lugar. Cuerda de cáñamo, encordamiento a la cintura, media docena de pitones y otros tantos mosquetones de hierro, anillos de cuerda. Nada de casco. Ni pies de gato, ni tan siquiera botas con suela vibram, que apareció tras la guerra. Tal vez llevarían las míticas alas de mosca en las suelas?? Y dejas escapar un silbido de admiración, a la vez que piensas, tras leer la descripción de la vía, que vas a disfrutar de una jornada relajada, placentera y entretenida. Total, qué son dos largos de V inf cuando uno escala con pies de gato y friends. Y te preparas mentalmente para recrearte y paladear ese alpinismo clásico, en recuerdo y homenaje a esos gigantes sobre cuyos hombros caminamos.

Primer largo del resalte vertical
Empieza a llover




















Así nos planteábamos la escalada de la cara N del Pic Long, 3192 m y máxima altura del macizo de Néouvielle. 400 m de desnivel, D inf, con una dificultad máxima de IV sup. Una hermosa pared aislada en mitad del macizo, dominando un bonito lago, a la que se accede por una aproximación de las largas. La nº 56 de la biblia del pirineista, “las 100 mejores” de Bellefon. 

Bajo la lluvia
Luego resulta que somos más pigmeos de lo que creíamos… Resulta que el horario de la aproximación se nos dispara hasta las 5 h, que nos embarcamos al flanquear el lago Cap de Long, que los IV sup de los años treinta con botas, gracias a la crisis de los cuarenta y la inflación hoy valen por unos buenos V sup con gatos y friends, y que la (previsible) tormenta veraniega devuelve a la escalada la severidad y el compromiso que el material moderno podía haberle restado. En lo que sí estábamos en lo cierto era en el carácter clásico, estético y entretenido de la actividad. Vamos, una hermosa jornada pirenaica.

Y llueve...
  La excepcional cantidad de nieve de esta primavera le ha dado un aspecto inusual a esta jornada, con un ambiente más alpino que pirenaico para estar a mediados de julio. Aproximación casi enteramente glaciar, y complejilla, en gran parte con los crampones puestos al estar la nieve muy transformada. Gracias a ella abordamos la pared por un elegante nevero al parecer inexistente las últimas décadas, en lugar de las placas lavadas y pedregosas que deben aparecer habitualmente. Tanto la aproximación como la vía están bien reseñadas en el libro de Bellefon. A medida que nos vamos acercando a los largos clave de la vía, va apareciendo algún pitón de reunión o aseguramiento. Y como no, es entonces cuando el aguacero que ya se intuía en la lejanía nos alcanza.


Buscando la ruta





















 Los dos largos del resalte vertical están bien pitonados, pero son exigentes, y más con la roca mojada. Se trata más de V sup que de V, por un terreno vertical y técnico que te deja pensativo al imaginarte a Mailly y Ollivier metiéndole mano con los medios de su época. Le sigue luego otro largo muy bonito pero poco definido por unas placas y un corto diedro. Da gusto ver a los compañeros internarse sin pensarlo demasiado por terreno tan poco evidente y sin embargo, ¡bingo! ir localizando aquí y allá los viejos seguros que nos confirman que estamos en el buen camino. Eso es tener oficio. En total unos 8 largos. Por suerte, la lluvia cesa en cuanto salimos de los largos difíciles, e incluso al llegar a la cima las nubes se retiran y nos muestran como regalo una preciosa vista de la norte del Perdido entre encajes de niebla.



Un destrepe fácil por la arista sur y un rappel largo nos dejan en los neveros que nos llevan de vuelta al parking del Lac de Cap de Long. Hemos usado unos 10 expreses, fisus, juego de friends y micros, y unos pitones en prevención, además de piolet y crampones. Una larga jornada y gratificante jornada (unas 13 h coche a coche) compartida con Chavi el insaciable, que esperamos que no sea la última!

Lasarte anaiak

 



Un regalo...


6 comentarios:

lorenzo dijo...

Excelente relato, sí señor.
La verdad es que tenía esta pared un poco olvidada, algo parecido al menosprecio, por fácil y poco interesante y leyendo este relato acabo de cambiar de idea y ya la tengo apuntada en la carpeta de "asuntos pendientes" con el posit de "urgente".

Lasarte Anaiak dijo...

Entre que no conocíamos la zona, y lo chulo que estaba el Piri con tanta nieve, nos ha parecido una actividad interesante, y aunque luego no haya más que tres largos de "escalar", creo que los escaladores-montañeros sabran apreciarla.
Ahora que ya hemos escalado con Chavi a ver si coincidimos contigo.
Un abrazo

Chavi dijo...

Caminamos a hombros de gigantes... no hay como conocer la historia para valorar a nuestros "antiguos" y la mejor forma de conocer la historia es recorriendo el camino que ellos encontraron, viviendo auténticas aventuras, de las de verdad
.
Conforme mejor conozco la historia del pirineísmo mas consciente soy de que caminamos a hombros de gigantes.

Y gracias a este blog he podido encontrar amigos que quieren conocer la historia y que les interesa una actividad como la descrita en esta piada: larga aproximación, poca o nula información, grado teórico poco interesante (para muchos), escaso equipamiento, incertidumbre,roca cuestionable, riesgo, miedo, esfuerzo, cansancio, aventura!!!

VIVAN LOS CARACOLES MAJARAS Y LA MADRE QUE LOS PARIÓ!!!!!

David Serrano dijo...

Bravo por esas escaladas Chavi!! Son de las que ya poca gente (o nadie) hace. Yo también la tuve en la lista de objetivos, pero el compromiso que exige sobre roca incierta no terminó de llenar el carro de moticación suficiente para llevarnos hasta allí!

Chapeau por los aperturistas, que valientes y audaces, y enhorabuena a vosotros por seguir esos pasos de la historia del pirineismo.

Javi Nieto dijo...

Hola caracoles, aparte de la descripción de Bellefón; hay alguna reseña aceptable de este olvidado itinerarío.

Gracias

Javi Nieto

Chavi dijo...

Hola Javi Nieto,

Que yo sepa no.

Envía un mail al mail de este blog con tu numero de telefono qye Inazio me lo rebotará.

En cuanto pueda con la descripción de Bellefon delante te llamo y conforme la lleemos te añado datos que puedan ser útiles.

Saludos, Chavi