Epinephrine - Red Rocks




Black Velvet Canyon, Red Rocks- 650 m, 5.9
Mayo 2013
Juan Luis, Ramon, Toño y Alberto

(Copyrigth Juan Luis)

Llegando a Red Rocks
Con lo que cuesta salir de provincias  y allí estoy  yo en mi primer día  en EEUU. ¡ Pero qué grande es todo! .
Menos mal que voy bien acompañado de  estos  variopintos personajes que dicen ser escaladores ( eso dicen , el primero  pasa más tiempo en los aeropuertos que en el salón de su casa , otro un culo inquieto que lo que más despacio hace es estornudar y el  último un insaciable-incansable para lo que sea , ¿ cómo nos hemos juntado ? ) y ellos  ya repiten en este país , así que me llevan a Las Vegas , y cómo no …. allí  conocemos  la más caliente de todo el viaje .

Epinephrine la llaman, tonos cobrizos, tacto cálido y aterciopelado, alta… muy alta,  pelos… ni uno y de una esbeltez sorprendente en estos parajes, y ya sabéis, esos encantos primeros son sólo el preámbulo  de sus espectaculares y apabullantes secretos que con  fingido pudor reserva para nosotros.

La via se inicia por la chimenea de la izquierda







Así que allí estoy yo otra vez,  vestido de largo, zapato nuevo, sólo me falta abrocharme el último botón de la camisa y calarme  bien el pantalón debajo de los sobacos  para arrancarme. Pero como siempre, más sabe el diablo por viejo…. , y de entre esta caterva de “escaladores” el que más suelto y mejor arreglado va para esta cita resulta ser Toño  (nuestro guía NO-espiritual) , zapato corto con calcetín y unas cuantas vueltas de cordón por debajo de la suela, pantalón bien corto , camisa fresca ( bien surtida de agujeros ) y rematado con un sombrero de la moda esa de” la arruga es bella” .




Primeras dosis de "Epinephrine" (sinonimo de "Adrenaline")
 

Mas de 100 m de chimenea, a tramos muy lisa, preciosa

Y se arrancan EL exótico y el meteorito rojo,  ellos primero claro, que la experiencia es un grado y ellas los prefieren maduros.
Cómo la manejan , cómo suben , con qué delicadeza se apoyan sobre ella , con qué arte introducen los útiles entre sus debilidades …   detrás vamos nosotros ( Ramonio y yo ) que la fogosa juventud tiene mucho de eso , y jadeamos , suspiramos , y jadeamos otra vez , nos refrotamos bien y sin miramientos , nos quitamos la mochila porque todo molesta , se nos desencaja el casco tapándonos un ojo , nos arremangamos los pantalones  que la etiqueta ya no hace falta , le clavamos la rodilla sin importarnos las formas, le metemos el más grande que llevamos en la alforja,  y de vez en cuando , en un ramalazo absurdo de vergüenza miramos de reojo para ver si el compañero se da cuenta de todas las vilezas y tropelías que le estamos haciendo.
Bien, ya nos conocemos, ahora ya sabe que no somos Robert Redford ni Paul Newman pero que lo damos todo, que lo intentaremos hacer bonito, que acabaremos con un chorrillo de sudor que nos cruzará desde la frente hasta el mentón, con los ojos del color de la puesta de sol y las manos listas para dar masajes a los lagartos de este desierto.


En el ultimo largo de chimenea, mejor por fuera...
Bregamos como podemos detrás de nuestros mentores haciéndolo menos bonito de lo que queremos, pero gozando y creyéndonos Alex Huber o Jim Bridwell.
 ¡Hazme una foto aquí , que llevo cámara ¡Otra allá que esta va para desnivel!,
 ¡Ostia !, ¿ qué es eso que ha caído? !,
Rebotando y haciéndose añicos veo cómo se deshace la pantalla primero y la carcasa después, es la cámara de Ramonio que aliados gravedad y yo le hemos dado pasaporte al descanso eterno, no ha quedado nada, esta vez que traíamos cámara, incluso habíamos practicado a colocar el personaje en el centro de la foto.




Juan Luis y Ramon, impacientes, intentan adelantarnos.



Toño, recupera la primera posicion, se suceden largos preciosos, 5.8-5.9


Escalada suntuosa en los muros somitales


Son los 5 o 6 primeros escarceos los que nos exigen , nos está poniendo a prueba , pero somos aragoneses , de esos que llaman tozudos  , y no nos arredramos , disfrutamos de esa forma tan rara que disfrutan los escaladores y continuamos unos tras otro , los últimos más tranquilos, más serenos , ¡vamos! , para ir soltando músculo, y llegamos hasta el final, hasta la misma cima, como nos enseña Lorenzo.
La primavera en el desierto nos regala estas flores.

A retratarnos , los 4 , ¡qué cuatro !,  nos miramos y recuerdo  cómo empezamos , esa presencia , ese donaire , esa elegancia que no nos abandona……ba….
¡Qué silencio!, ¡qué desierto!  , ¡Otra belleza!
 Ahora tenemos que recoger, y pensar en bajarnos de la nube,  ¡ y cuesta ! , cuesta para arriba…, cuesta para abajo… , mira tú por allá …. , un ratillo más tarde caminando entre piedras y  cactus vemos el coche.
Terminamos casi anocheciendo, cansados, sedientos, secos, nos pimplamos 3 litros de líquido cada uno y pensamos…. Tanto bravucón y sólo una y nos ha satisfecho  a los cuatro.
Fdo. Juan Luis.

En la cima, deshidratados y contentos, vía 5 *,  al fondo Las Vegas

7 comentarios:

Juan korkuerika dijo...

Qué envidia máquinas!!! Hasta la vista alpinistas

elales dijo...

Vaya chulada!

Toñin Anzos dijo...

Juanlui, Chapeau te has esmerado, siendo tu primera piada, que ya tenia ganas yo de leerte en una de las exoticas. Felicidades canallas, la envidia me corroe....Arrggg !!

blog master dijo...

Juanlui, primer capitulo de la "turne",¡encantador!, pero seguir contando, no nos dejeis con la miel en los labios, darle a la tecla, queremos mas madera, que como tengamos que esperar a Toño estamos jodidos....

Jesús Sánchez dijo...

Felicidades por la actividad y gracias por hacernos vibrar con la piada.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

que fuerza ... narrativa
todos queremos más noveladas de JL
un lujo, gracias y salú
Tbas

Anónimo dijo...

que fuerza .......-narrativa
gracias y salú
tbas