Espolón de poniente V+. Peña Rueba (cara oeste)

Escalada a la vía Espolón de poniente, por dos caracoles (Álex y Gonzalo) y una coneja (Ana).

Vía sencilla, larga, bien equipada y bonita en la cara oeste de la Peña Rueba, a la Punta Blanca detrás del mallo la Calva. Otra buen trabajo de la cordada Royo-Benedé.

Inicio de la vía en repisa tras el gran techo
Desconocida para mí hasta verla en la nueva guía de Riglos, resulta ser una vía bastante atractiva dentro de una dificultad baja. Hasta el mediodía no empieza a dar el sol y el viento empieza a pegar más fuerte cuanto más arriba estás; hay que tener en cuenta estas dos circunstancias para elegir el día adecuado para poder disfrutarla. Roca buena en general, pero atención a los tramos más sencillos, que suelen ser los más descompuestos.

Aproximación: Desde Murillo de Gállego, salir de la carretera siguiendo las indicaciones "Real posada de Liena". Continuar por calle asfaltada hasta arriba y, cuando comienza a descender junto a una casa en construcción (enero 2013), desviarse por pista ya sin asfaltar. A algo más de 2 kilómetros, tras dejar atrás varios desvíos que no tomaremos y pasar junto a unas balsas aparece un apartadero a la derecha, antes de que la pista haga un giro neto a la izquierda donde atraviesa un barranco. Aparcar aquí.

Desde el lugar de aparcamiento sale una senda indicada con mojones que se dirige hacia el visible mallo la Calva, reconocible por su enorme techo, aunque desde el parking no es visible todavía. Precisamente pasaremos debajo del techo, ya que nuestra vía comienza a la izquierda de éste.

Caminar por una amplia cornisa hasta un parabolt con un par de eslabones de cadena que nos sirve como R0. 20 minutos desde el coche.

L1: Comenzar fácilmente por terreno algo vertical. Tras un paso más fino (V+) llega una zona más fácil (reunión intermedia) siguiendo una fisura. Tras esta fisura, por una repisa, encontramos la reunión a la izquierda. (40 metros, V+).

Diedro segundo largo
L2: Probablemente el largo más bonito de la vía. Salir por un diedro oblícuo a la izquierda, muy guapo de escalar. El paso más difícil está al salir del diedro (6a) pero si te agarras a la providencial sabina que hay ahí se vuelve bastante más fácil. Saltamos una reunión. Continuamos por un muro vertical (V) y progresivamente el largo se va volviendo más tumbado y fácil. (40 metros, 6a).

L3: A partir de aquí las dificultades decrecen notablemente. La vía pasa a ser bastante tumbada y rápida, pero no deja de tener interés. Continuar escalando con continua tendencia a la derecha y atentos a los paraboles, que no dejan de ser abundantes pero cuesta algo más encontrarlos. También nos saltamos una reunión. Los últimos metros tienen mucha piedra suelta, pero no tienen ninguna dificultad. Reunión netamente a la derecha. (50 metros, IV+).

L4: Otro largo tumbadete y rápido de escalar. Hay una reunión que yo me salté a la espera de encontrar una reunión que yo no supe encontrar. En el libro marca que está en una cueva; la cueva la vi, pero no la reunión, por lo que monté la reunión justo encima de esa cueva en una hermosa sabina. (60 metros, IV+).

Desde aquí hasta el final, recorreremos el espolón-cresta visible desde el parking por encima del mallo la Calva con unas vistas preciosas sobre este mallo y todo el entorno.

L5: Salida algo vertical y después tumbando hasta llegar a la reunión prácticamente andando. Ojo si sopla el viento, pues aquí te empuja con mucha fuerza. Bonito lugar de reunión, con un puente de roca que permite ver al otro lado del espolón. (30 metros, IV+).
Llegando a la brecha del escape. Agüero de fondo

L6: Largo de transición hasta la brecha (III, 30 metros). Escape posible desde aquí rapelando (25 metros según la reseña) hacia la faja para tomar la ferrata. Nosotros hemos seguido por el espolón hasta una reunión con un parabolt y un puente de roca. (si se hace así, el largo es de 65 metros, el/los segundo/s tienen que salir en ensamble).

L7: Primeros 25 metros tumbados (III+) y resto del largo andando. Posiblemente me haya saltado la reunión, pero hay multitud de sabinas para montar R a criterio.

3 horas 15 minutos de escalada.

Descenso: Continuar caminando hacia el este hasta cruzarnos con el camino que enlaza con la ferrata Sur de Peña Rueba, para enlazar con el camino que nos deposite de nuevo en el coche. 50 minutos.


Vía generosamente equipada con parabolts salvo los últimos largos, suficiente con cintas express. Prever algún aro para posibles reuniones en sabinas. Reuniones NO rapelables.