Vía Don Quijote - Marmolada d´Ombretta (3.230 m)



950   m, 6c- A0, V+ ob
Septiembre 2012
Toño  y Alberto

Muchas ganas de Dolomitas y un excelente pronóstico del tiempo nos animan a comprar dos vuelos a Venecia (caros por ser a última hora) y a escaparnos 5 días. Salimos un   viernes y  regresaremos el  martes siguiente; si conseguimos  2 buenas vías clásicas nos daremos por contentos.  El mismo viernes nos plantamos en el refugio Falier (2 h en coche  desde Venecia + 1,5 h andando) situado al pie de la impresionante cara sur de la Marmolada, una muralla de casi 1 Km. de alto por 2 de ancho. De aquí  a la pared solo hay unos 40 minutos.
El refugio Falier y al fondo la cara sur de la Marmolada.
Con las primeras luces del sábado salimos del refugio, enseguida vemos varios destellos de frontales en la pared, parece que hay al menos una cordada en nuestro objetivo: Don Quijote. Iniciamos la escalada a las 7 con luz suficiente, en esos momentos todavía soñamos con poder bajar de la cima con el último teleférico que sale a las 16,30…, hay que escalar rápido y sobre todo no embarcarse. Los primeros largos son fáciles y vamos encontrando la ruta sin problemas, al cabo de unas 2 h alcanzamos a la cordada que nos precede,  ingleses, y los adelantamos con elegancia aprovechando que se despistan allá por el largo 7 u 8. Sobre las 11 llegamos a la gran repisa que cruza toda la pared, hemos hecho algo más de la mitad de la vía pero los largos más difíciles están en la parte superior. Hasta aquí han sido unas 4 h, unos 500 m de escalada, fácil,  con mucho III y IV, y algunos tramos de V.
En los largos iniciales de la vía.

En la parte alta de Don Quijote, largo de 6b

Iniciamos la segunda parte de la pared, alcanzamos un nicho característico, seguimos por una chimenea….y nos equivocamos. Nos damos cuenta que no estamos en la vía, aparentemente nos hemos ido demasiado  a la izquierda. Discutimos  que hacer, bajarnos en un par de rappels hasta la gran repisa o seguir,  la ilusión de alcanzar el ultimo teleférico me anima a  seguir hacia arriba confiando reencontrar la vía pronto. Escalo unos 40 m por terreno desconocido, con mala roca, sin encontrar ningún seguro y al fin llego a una reunión equipada (V-V+), un largo mas y estamos de nuevo en la ruta. Entretanto ha pasado casi una hora y las oportunidades de bajar en teleférico se han desvanecido.


Los largos de aquí hasta la cima son los mejores, caliza de gran calidad (dicen que la Marmolada tiene la  mejor roca  de  Dolomitas), dificultad mas mantenida: 1 largo de 6 b con muchos clavos en el que empezamos a acerar, otro de 6 c también muy clavado que al final  obliga a escalar en 6a/6a +  o a colocar algún seguro adicional y agarrarse, y un penúltimo largo de V+ navegando por placas supercompactas con agujeros y  con clavos, no muchos, que cuesta encontrar.
Toño iniciando el largo de 6 c


Finalmente, sobre las 17 h, después de unos 25 largos de cuerda,  llegamos a la cima. Dos rappels nos dejan en el glaciar, ahí  una bendita  cuerda fija  nos permite cruzar la rimaya y atravesar  la parte más pendiente. Luego pateo fácil, primero por glaciar, luego por morrenas y pedreras, y cuando oscurece, sobre las 20 h llegamos al Paso Fedaia. Cena y taxi hasta Malga Ciapela donde tenemos el coche.



Llegando al glaciar de la Marmolada.

Al día siguiente, domingo, como recuperación activa, escalamos una vía sencilla con poca aproximación, la Demetz, a la II Torre de Sella (250 m, V+), vía bonita y recomendable. Para el  lunes planificamos otra gran clásica (continuará).