Sopeira: Calçotets

Los franceses tienen un nombre para este tipo de vías: escaladas de placer. Para los tres era la primera visita a las tapias del Pic San Cugat y nos había llegado la buena fama de esta ruta. Merecida. Tiene ocho largos siguiendo unas buenas placas que evitan casi del todo los conocidos jardines de la pared. Como es característico del lugar también, la pared es algo tumbadeta por lo que predomina la llamada escalada técnica, es decir, más de manejarse bien de pies que de tirar de brazos, pero con una roca áspera y adherente llena de rayicas para cantear. Elegimos (o nos eligió) un día de nubes altas sin sol, bastante fresco. Vamos, muy bueno para la cosa del tacto, pero no tanto para el goce del cuerpo.

Como muchos de vosotros ya la habéis hecho, no voy a entrar en muchos detalles. La vía está equipada con paraboles en los largos y en las reuniones, aunque la reseña recomienda llevar unos friends para un par de tramos. Como siempre, si los llevas, posiblemente los pones, aunque sea para librarte de ellos.

El segundo largo es guarrete, sin más, y todos los demás buenos o buenísimos. En general el grado es bastante amable, aunque el 6c nos pareció en su sitio. La reseña marca V+ obligado, pero yo recomendaría llevarse la lección del 6a aprendida para el octavo largo, sobre todo entre la primera y segunda chapa. La titana del grupo sacó todo en libre y encima se lo paso de aupa.


Descenso en rapel por la misma vía, cuidando los posibles enganchones. Un detalle del esmero puesto en el equipamiento: como las chapas de los paraboles son rojas, los clavos los pintaron también de rojo.

La reseña la podéis bajar en la web:



A disfrutar


José Luis, Mikel y Txus