CRESTA URQUIZA OLMO (V+/6a; 600 m.)

24/04/2010 Toñín, Jesús, Luis Fer.



Nuestro objetivo inicial era la vía Antiparques a la pared de Aragón, y por eso nos dimos un buen madrugón, pero la meteorología nos jugo una mala pasada en forma de noche lluviosa y de mañana húmeda por causa de la pertinaz niebla, lo que desaconsejo la opción inicial.

La pista de acceso a Montfalcó era un autentico barrizal con el que pudimos gracias al todoterreno de Jesús; con un vehículo normal no llegamos ni de coña, es mas nos hubiéramos quedado atascados fijo, así que para próximas repeticiones, si ha llovido antes ni se os ocurra subir. Llegamos al refugio nuevo de Montfalcó con visibilidad casi nula; ¿Que hacemos?. Pues almorzar tranquilamente y buscar un plan b. En el nuevo refugio-albergue, tomando café y bocata de tortilla recién hecho, (todo un detallazo) decidimos hacer esta cresta que llevábamos hace tiempo en mente y de paso dejar la tensión para otra ocasión que de vez en cuando también es bueno escalar relajaditos.

La vía comienza casi en la orilla del pantano por lo tanto hay que bajar un buen trecho. El camino de bajada se coge en la ermita de Sta. Quiteria y esta balizado con marcas azules y blancas. ¡¡No perderlas!!. Nosotros entre la nula visibilidad y el ansia escaladora nos tiramos hacia abajo por una especie de sendero que pronto desapareció. Resultado: dos horas subiendo y bajando por barranqueras cubiertas de impenetrable bosque mediterraneo, húmedo, punzante y cada vez mas cerrado; suerte que tras varias vueltas y revueltas encontramos el camino y conseguimos llegar al pie de vía, eso si, llenos de barro, arañazos y calados hasta los huesos.

La cresta es disfrutona, está bien equipada con paraboles (llevar algún friend por si acaso), las máximas dificultades se localizan en el primer largo, que además es escaqueable. Luego sólo hay pasos aislados en torno al 5. Cuando la vía acaba nos quedan aun otros 200 m. de andar por la arista hasta el punto de partida (ermita de Sta. Quiteria) con unas vistas de Montrebei impresionantes. Como resumen podríamos decir que es una vía totalmente recomendable para pasar un día relajado, además es de esas que crean afición; para hacer con gente no muy habituada a escalar o que no quiera complicarse en exceso la vida es ideal.
Para finalizar solo un apunte el refugio-albergue esta muy bien y el personal es de lo mas agradable.