Monte Meru y Kilimanjaro

Hola Caracoles, como me anda pidiendo Antonio que escriba algo sobre el viaje al Kilimanjaro, aquí estoy. Ya sabéis que el que va a África dicen que repite y no es sin razón, mas aun si vas con buenos amigos como fui yo y tienes la suerte de encontrarte encima con gente maja por ahí.
Ni el Monte Meru ni el Kilimanjaro, son ascensiones complicadas, la única dificultad es la altura, nada que con un poco de entrenamiento y una buena aclimatación se pueda salvar, eso para un mortal normal, para eso vino Rebeca que además es diabética, con todos los problemas que esto supone, un sinfín de problemas a superar y ser una de las primeras, si no la primera mujer diabética en subir a la cumbre del Kilimanjaro.
El Monte Meru es espectacular, no por la montaña en sí, que ya de por sí es la leche, si no por el lugar donde está, en medio de un parque nacional. Toda la ascensión vas acompañado del cachondo del
Ranger con su rifle, (-Rebeca esa flor que estas tocando es toxica. -¿Se ven culebras por aquí? –si las ves estas muerto. Y cosas por el estilo, para de cuando en cuando en cada rincón sacar el rifle por si sale algún vicho, por supuesto automáticamente sacar la cámara todos como locos para hacer fotos, aunque si sale algún búfalo o elefante me parece que no se salva nadie, para mí que no llevaba ni balas en el rifle). Estas rodeado de jirafas, búfalos, jabalís, cebras, impalas, incluso elefantes, es una locura, los tienes al lado, todo en un ambiente de selvas espectaculares, con praderas llenas de animales, no me extraña que naciera la vida allí, para desde el ultimo campamento subir a la cima desde donde por algunos claros que salieron poder ver el cráter parasito del Monte Meru y el espectacular Kilimanjaro con su niebla pegada a las faldas.
Después de un día de descanso en el Hotel y dar un paseo por Moshi, viendo ese mundo tan distinto al nuestro, salir hacia la Whisky rute, nueve días de ascensión, con 22 personas entre porteadores, cocineros y guías, para seis personas, con taza de wáter incluida, algo que todavía a los amigos no majaras hay manera que crean, un despliegue espectacular, por zonas de selva y desiertos de lava hasta llegar al último campamento a 4700m y de ahí al día siguiente saliendo a las 12 de la noche, en seis horas llegar a la cima del Kilimanjaro con un amanecer espectacular, algo para no olvidar en la vida.

Abrazos Majaretas de Nicolás



video



Mas fotos aqui

http://www.facebook.com/album.php?aid=137449&id=608441517&l=30acd3927e