Collarada por el barranco de los Azus

21-02-09

Por: Maria Victoria Irigoyen, Rafael Bofill, Hector Maristany, Manuel Blanchard, Javi Serrano, Jesus Brau, Luis Miguel el amante, Alex Sola, Antonio Antoñanzas, Juan Luis Abad y Chavi Raventós

Un grupo de caracoles apuntamos esta vez a la nieve que roca tenemos todo el año.
A la fiesta se apuntan amigos de diversas procedencias y acabamos formando un numeroso y entusiasta grupo de 11 fanáticos.

El ambiente es estupendo y positivo, el grupo destila ilusión y a pesar del cansancio y el viento disfrutamos de un día para el recuerdo.

La actividad era exigente, 1750 metros de desnivel, rachas de moderadas a fuertes en la parte final, ritmo movidito, pero no pudo con el entusiasmo de tanta chavalería.

Entre la chavalería destacó una mujer, para más señas mi madre que con 67 años no rebló, como decía Manuel Blanchard para darle apoyo, y alcanzó la cima con la ilusión de un niño.

Conozco mucha gente en la montaña y tal vez sea amor de hijo (a propósito del amor de madre que escalaron el soviet y ramonio), pero a mí esta mujer me impresiona y la conozco desde hace 39 años cuando me parió como quién va a tomar un café.

Para más señas Maria Victoria, madre de 8 hijos, se dice pronto... empezó a correr después del octavo alumbramiento y ganó dos carreras populares y luego pasó a quedar segunda por culpa de una tal Montse Abelló (tal vez a alguno os suene), también quiso jugar a tenis y no le caben los trofeos de campeona o subcampeona de Aragón en individuales, dobles, mixtos para más de 45, de 55 y de toda edad que se le ponía por delante, aquí dos amigas suyas le impidieron ganarlo todo, todo Maria Pilar Alejandro y Pili Dueñas.

Cada vez que se apunta a una excursión se pasa la semana anterior nerviosa de la ilusión y las ganas que tiene y luego el día que llega la actividad sube, que te sube, aprieta dientes y va dejando por el camino a hombres hechos y derechos que no le pueden seguir el ritmo.

Puede que parezca que exagero pero trato de ser rigurosamente sincero. No conozco caso igual.

Bueno chicos ya me he despachado pero es que lo tenía que soltar, vaya tía.

Por cierto actividad muy recomendable en estas fechas, todo esquiable salvo la salida de la cima, la nieve está ahora durita sobre todo por arriba, ojo con los resbalones.


Besos a la familia caracol.

3 comentarios:

Toñin Caracol dijo...

A pesar de que Chavi me ha metido, solo los acompañe un ratico una fuerte migraña me aquejo desde que sali de casa, osea que me tuve que dar la vuelta al poco de subir, no es la primera, pero doy fe de que lo que cuenta de su amada madre es la purita realidad lo se de otros eventos en los que si hemos compartido.

Anónimo dijo...

¡¡Qué envidia!!
Este año, por unas cosas o por otras, tengo algo abandonado el esquí de travesía y me hubiera encantado acompañaros al Collarada. ¡¡Menudo equipo!! y con mascota y todo. Espero que haya muchas más ocasiones de compartir huella con tu madre y que yo las sepa aprovechar.
Es una pena esto nuestro, siempre envidiando lo que hacen los demás. Solo espero que a los demás les pase lo mismo. Mientras estábamos disfrutando de la roca de Vilanova, estaba deseando esquiar en Collarada y escalar en Gavarnie. Tal vez algún día aprenda, y me conforme, que todo no se puede tener.
Daros por besados, Lorenzo

lorenzo dijo...

Cuando termine de aprender a utilizar esta página, dejaré de enviar anónimos.
Lorenzo