Montanejos. Pelut de Caixeta

Excelente placa del L3
Hace unos días estuve escalando con Juan la vía Pelut de Caixeta, en las Fisuras de la Carretera. Está vía fue abierta por V. Cano, J. Motes, Paco Ribes y Quique Barbera (Negre) el 15 de mayo de 1983. En los años 90 se equiparon vías de deportiva en esta zona, reequipandose el primer largo con paraboles, desde entonces la vía quedo en el olvido. El pasado verano Javi González (Pitxi) restauro la parte de arriba, dicha restauración consistió en limpiar de vegetación y cambiar la reunión. Pincha aquí para ver la reseña.



El primer largo está completamente equipado con parabolts, varias posibles lineas de deportiva llevan a la R1. Pelut de Caixeta va por el centro del muro, es la tercera contando desde el diedro de la izquierda. Es fácil de reconocer sabiendo que pasada la primera chapa se divide en dos, la nuestra es la de la izquierda (6a+).



Diedro del L2 llegando a la sabina
El segundo largo recorre una excelente diedro (6a). El único seguro fijo del largo es una gran sabina a mitad del largo.

El tercer y último largo (6a+) sale en travesía a la derecha por una placa de roca excelente en busca de una sabina no muy consistente con un cordino, desde allí en vertical hasta unos techos y el resto de largo evitando las dificultades por la derecha. Ojo con el roce. No tiene ningún seguro fijo excepto un parabolt llegando a la reunión en una zona fácil que entiendo que es para guiar el rapel y que es mejor no chapar.

Aunque los dos largos de arriba  están limpios se protegen muy bien. Nosotros llevábamos algún friend repetido y no son necesarios. Yo coloque un 2,5 pero es totalmente prescindible, medio metro más arriba queda el 3 a cañon. Para el descenso lo recomendable es hacerlo andando hacia la derecha, en seguida vemos una zona de deportiva y siguiendo el camino en 10 minutos estamos en la carretera. Vía muy recomendable.

Se puede combinar con cualquiera de sus vecinas o con deportiva. De nuestra segunda vía del día tuvimos que bajarnos porque la procesionaria estaba escalando la vía, justo por una fisura en la que teníamos que meter la mano. Algo bastante curioso porque no hay pinos en esa vía y casi no hay procesionaria en la zona, pero ese día hacía mucho viento.