Estrella Polar - Rocas del Benet








3 de junio de 2015
Chavi y Lorenzo

Cualquiera que siga este blog dirá que la zona  tarraconense dels Ports está de moda porque ha habido varias piadas recientes de por ahí. Personalmente no conocía este rincón compartido entre el Maestrazgo turolense y Els Ports tarraconense y cuando escalamos Terra Alta en la Roca Dreta dels Vals me quedé impresionado por el montón de paredes que por allí hay y un poco avergonzado por conocerlas casi cincuenta años después de empezar en esto de subir  montañas.
Me llama Chavi invitándome a ir a escalar, con advertencia previa, que el que avisa no es traidor, “vamos a una vía que se llama Estrella Polar, semiequipada, poco hecha, larga y laboriosa”. Se trata de una vía que sale en el libro Verticualidad, una vía para coleccionistas. Bueno, pues si hay que ir, se va.
Consulto con Google y sólo encuentro una referencia, seguro que hay más, pero sólo encuentro una, en el blog Climb, Bike and Run, de Roger y Olivas, en la que describen pormenorizadamente la vía y los horarios; ¡¡¡¡11 horas para 270 metros de vía!!!!.  Umm, aquí hay gato encerrado.
Con la mosca detrás de la oreja vamos para la Roca del Benet sin olvidar la linterna en el arnés. Además de linterna, friends, Aliens, empotradores, martillo, estribos y un buen surtido de clavos.
La parte positiva, la vía está reequipada con parabolts, está a la sombra y la aproximación es de diez o doce minutos.
La negativa, por decirlo de alguna manera, hay que trabajársela, que no la regalan. Y tiene algún largo sorpresa.
Comienza la escalada por una placa que sirve para desentumecer los músculos hasta que alcanzas el primer parabolt y comienza el artificial. Con paraboles pero los justos, cuando hay algo que se pueda poner, un clavo, un Alien o un gancho,  entonces hay que estirarse y apañarse para pasar. Total, que tardamos un par de horas en llegar a la primera R. V/A2 ,35 m
Entrada al primer largo
Primer largo
El segundo largo me toca a mí y es mucho más fácil (por eso me toca a mí) y va por un diedro hasta una repisa para después hacer una travesía no muy difícil pero mal de proteger y con algunos metros de cuerda desde el último seguro, total que dudo un buen rato hasta que descubro la reunión y me decido a atravesar por rocas llenas de musgo, síntoma inequívoco de que esta vía se hace bien poco. V, 30m
Segundo largo
El tercer largo en artificial y libre, serpentea esquivando unas panzas y el cuarto largo también es en artificial pero en este caso sobre paraboles con una salida en libre para llegar a la reunión, en una cueva con una buitrera. L3; Ao, IV+  40 m.  L4 A2, V/Ao, 40 m
Tercer largo
Cuarto largo
Comienza el quinto largo con un pronunciado desplome en artificial pero en cuanto aparece algo de fisura, desaparecen los paraboles y vuelta a martillar y a hablar con los clavos y tótems para que no se salgan. Este largo resulta ser muy laborioso y Chavi acaba agotado. No obstante, empalma el quinto y en sexto largo que es corto y fácil y que llega a un jardín bajo el penúltimo largo. A2, V/A1, IV  55 m.
Saliendo de la buitrera
Este penúltimo largo parece ser el más difícil de la vía y aunque Chavi se hace el remolón para que suba yo, no le sirve de nada. “Venga para arriba, que tú eres el artista”. Tendría que ser un excelente escritor para poder describir en palabras los jadeos, esfuerzos y penurias del Chavi para superar la fisura que tenemos encima, que termina en un paso desplomado con salida de roca descompuesta sobre un terreno terroso, herboso y horroroso sin posibilidad de asegurar y que lo único que puede hacer Chavi es huir hacia adelante porque la caída es más bien mala. V+/Ao, V expo, 35 m.
Comienza el largo guarro
Parece que los reequipadores se leyeron el “manifiesto”. Ya está bien eso de la austeridad en el reequipamiento, pero entre mucho y nada, ¡coñe!, aunque sea un solo parabolt para asegurar esta salida hubiera sido de agradecer.
Subo detrás con mucho menos sufrimiento y preguntádome cómo ha podido subir Chavi por aquí.  Ya sólo queda el último largo, más fácil y aunque con roca descompuesta, por lo menos te puedes proteger. IV+ 30 m.
Por diez minutos no hemos tardado once horas. Buscamos la bajada, muy agradable y con un paisaje sorprendente, y tres cuartos de hora más tarde llegamos al coche soñando con el bocata y las cervezas que nos vamos a tomar en Valderobres en compañía de nuestro amigo Santi. Y con la eterna incertidumbre sobre la nueva emboscada que me preparará Chavi la próxima vez que me llame. Pero yo siempre encantado.

Lorenzo 

4 comentarios:

Xosé dijo...

Buen relato!! me he imaginado los gemidos del Chavi y me he descojonao solo delante del ordenata, esta claro que por mucha literatura que le pongas eso hay que vivirlo pq nunca será lo mismo que contarlo!! un abrazo.

albertganxets dijo...

els Ports tienen una mezcla de magia, belleza y austeridad que los hace irresistibles.
Si lo aderezas con una roca tirando a malucha, convierte cualquier vía en una empresa seria.

Ya hace tiempo que un buen e ingenioso amigo me dijo que la única forma de reequipar en Roques d'en Benet era verter una hormigonera desde la cima, y gunitar la pared entera

Bienvenido al Port.
Conociéndote, sé que volverás...

"PACA" dijo...

felicidades! en el 5 largo lazasteis un megabolo oscuro?
viote!

Oscar dijo...

Que tios!!! Menos mal que por lo menos el Chavi avisa...Enhorabuena!