ESPOLÓN NORTE DEL PICO ARBIZÓN. La belleza de lo cutre.





Primer largo. Comienza la aventura


Segundo largo. Bonito y buena roca


Tercer largo, comienza bien pero al final, a pasar miedo.


Nuestra amiga la niebla cubre el valle


En familia


ESPOLÓN NORTE DEL PICO ARBIZON. La belleza de lo cutre.
1 agosto 2012


Siguiendo los pasos de los hermanos Ravier, y de los hermanos Lasarte que nos dejaron un par de gratas piadas en estas páginas (hermanos Lasarte os echamos de menos. ¿habéis dejado de escalar o solo de escribir?), el Chavi vuelve a engañarme para que le acompañe a esta escalada. La verdad es que soy hombre de espíritu débil y me dejo engañar encantado. Esta vez se nos une otro aventurero, Joaquín Gil, Kin Gil, un escalador catalán al que también parece que le gusta este barro.
Ya de noche llegamos a las cabañas de Camoudiet, en el valle de Campan, un enclave pastoril donde pastan rebaños de burros, caballos, ovejas, cabras y vacas.
Al amanecer, comenzamos la aproximación hasta la base de la pared norte. Mil metros de desnivel y más de dos horas, al principio por praderas y al final por los canchales de la base de la pared donde está ubicado nuestro Espolón Norte.
La pared es una típica pared norte, sombría y con mal aspecto. Se intuye el espolón de roca rojiza a la izquierda de unos contrafuertes grises y húmedos.
Tras una trepada herbosa de esas de “más vale que hoy no te caigas” llegamos al pie de la vía marcado por tres clavos y unos cintajos. Cuando llegas allí,
mosqueo. “Tres clavos y cintas de rapelar, de aquí se ha bajado más de uno antes de empezar”
Y es que el comienzo tiene su eso. Chavi nos ofrece empezar y tanto Joaquín como yo declinamos la invitación argumentando lo típico de “que este año he escalado poco, que a ver si me entono, que mejor empiezas tú y luego iré yo,…” todo para disimular el miedo que da el mal aspecto que tiene este largo.
“… travesía a la izqda, no demasiado evidente… terreno delicado, roca mediocre y a tramos herbosa” es lo que nos contaban los Lasarte en su piada. Nuestra versión: Travesía sobre roca descompuesta con dos clavos para 50 metros (V, V+), el resto de los seguros puestos por cuenta propia, como la roca, cutres.
El largo siguiente, el mejor de la vía. Roca buena y buenos también los emplazamientos de los seguros. Es un diedro y un desplome que se flanquea por la izquierda sin problemas. 40 metros V, V+
El tercer largo comienza por un diedro con roca rota pero fiable y fácil de asegurar. Después una corta fisura que los hermanos Lasarte ponían como “off wich” pero que nosotros escalamos por el exterior sin problemas, hasta llegar a una plataforma. Continúa Chavi sin montar reunión hasta agotar los 60 metros de cuerda. Desde la reunión no vemos nada, solo que la cuerda avanzaba muy despacio. De vez en cuando nos llegan algunos jadeos típicos del Chavi cuando se emplea a fondo. Cuando escalamos nosotros entendemos la lentitud y nos quitamos el sombrero, perdón, el chapeau. ¡Vaya segunda parte del largo! Una placa vertical, seguramente no muy difícil pero en roca cutre de verdad, con algunos seguros igual de cutres hasta alcanzar un clavo de vía más de veinte metros más arriba. La reseña habla de “largo expuesto en roca delicada” y perfectamente podría decir “largo peligroso en roca descompuesta”
(Ya hace ratos que también nos hemos quitado el sombrero ante los hermanos Ravier por ser capaces de subir por aquí y ante los Lasarte por subir sin pitonar. Hay que tener muy buen temple e ir sobrados para no clavar llevando pitones)
La reunión, bastante incómoda, la hacemos colgados de tres clavos, uno de ellos de dudosa calidad, así que, como no es un buen sitio para hacer el relevo, continúa Chavi escalando este cuarto largo, en teoría más fácil y con mejor roca. La dificultad estriba sobre todo en saber encontrar el mejor camino. 40 metros, V
Los dos últimos largos nos los repartimos entre Joaquín y yo. Son los largos del honor (L5 40 metros IV+, V, III ; L6 60 metros IV+, V). (En el último largo se quedó un Camalot del 1 para quien quiera ir a sacarlo)
Y así, unas siete horas después, llegamos al final de esta escalada. Solo nos queda trepar desencordados y en zapatillas hasta la cumbre donde nos espera un amable grupo de cabras que no se espantan al vernos. ¿Será que nos reconocen como de la familia?
Resumiendo, escalada no muy difícil (V+ obl) pero de mucho compromiso, sólo apta para escaladores con mucho “coco”. Escalada de esas que te alegras de haber hecho porque así no tienes que volver.
Doce horas de actividad y 1.600 metros de desnivel de los cuales 500 corresponden al espolón.
Fundamental la excelente reseña que los hermanos Lasarte nos dejaron en este blog.
Lo mejor del día; la compañía, el entorno, el paisaje y que a pesar de que lo intentamos, no nos perdimos en la niebla.
(Los protagonistas mencionados no tienen por qué compartir las opiniones del autor de esta piada)

Lorenzo

4 comentarios:

Chavi dijo...

Más de una vez he oído refiriendose al libro de Bellefon de las 100 mejores del Pirineo como las 100 peores.
El que piense eso práctica un deporte distinto al que presentó Bellefon en su libro y el que en mi opinión recoge lo que más valoro de este deporte-pasión.
La dificultad medida en grado da una referencia, la altura sobre el nivel del mar otra pero lo bonito de esto es que la aventura, las sensaciones, el compromiso son más difíciles de medir y sin embargo recogen de la esencia, el veneno por el cual muchos llevamos años bebiendo de estos jugos manteniendo el espíritu muy vivo.
En el libro de Bellefon encuentro propuestas llenas de alpinismo a lo cual le doy doble valor cuando pienso que este libro se editó hace tantos años.
Chapeau a los Ravier, chapeau Bellefon, gracias hermanos Lasarte.

Alberto dijo...

Vaya "tíos de riesgo" que sois. Desde que escalasteis ese diedro sombrío que veo en Tramacastilla no habeis parado de recorrer las vías menos transitadas y menos amables de esas 100 mejores del Pirineo (las amables ya las habeis hecho casi todas).Actividad muy meritoria y solo apta para escaladores de una raza especial, como vosotros. Un abarzo. Alberto

Lasarte Anaiak dijo...

Enhorabuena por la actividad. A nosotros, pasadas las vacilaciones del primer largo, nos ha dejado un recuerdo grato e intenso. Y si no pitonamos en el 3er largo es porque tampoco estaba el tema como para pararte así como así.
Por lo demás, la semana que viene tal vez vayamos al Mont Valier, así que si os viene bien y os apetece, ya quedaremos.

Anónimo dijo...

llamadme al 616474599 chavi