ASPE, ANAYA, NUEVA VÍA


Hace tiempo que le teníamos echado el ojo a la pared Sur del Aspe. Solo había dos vías, la original de los Navarros y el diedro Aitor, situadas más bien en la vertiente Este, dejando libre el elegante espolón Sur. Los dientes nos crecían pensando en él. Varias pechadas en este último año han sido necesarias para dar por presentable la ruta: un acercamiento para investigar, otro para sacar fotos del monte de enfrente, intentos frustrados por el mal tiempo, etc.
En agosto del 2011, después de otro intento anterior, Iker y yo nos metimos en harina y abrimos el pilar en su totalidad. Pero un muro de roca compacta en el tercer largo, después de un par de horas de pelea, nos hizo desviarnos por una chimenea  a su derecha. Acabamos contentos, pero con la idea clara de que había que enderezar ese largo.
El 30 de junio de este año, vuelta a la carga con un nuevo voluntario, Imanol, con el que conseguimos abrir el muro de la tercera tirada y dar por terminada la ruta.

El resultado es una vía alpina, con poco equipamiento, en la que hemos intentado adaptarnos a la roca. Tiene dos partes diferenciadas y separadas por una terraza. Una primera de caliza blanca donde cuesta más protegerse, por lo que hay más equipamiento y una segunda de caliza marrón muy fisurada donde apenas hay unos pocos clavos.
La calidad de la roca, tema muy subjetivo, va desde tramos excelentes hasta otros, generalmente fáciles, donde debemos tantear dónde nos agarramos.
El inicio se sitúa en la canal de entrada de una gran cueva muy visible.

Primer largo

Primer largo (V+/6a, 45 m, 1 clavo y 2 puentes de roca): va en diagonal a la derecha en dirección al bloque donde se hace la reunión, que se ve desde abajo. Es el largo donde más hay que vigilar la roca. Reunión en repisa encima del bloque: 1 parabolt, reforzable con friends.
Llegando a la 1ª reunión

Segundo largo (6a, 35 m, 2 clavos y 1 puente de roca): sube recto por unas bonitas fisuras hacia un pequeño techo, que bordea por la derecha en roca de luxe. Una canal fácil y rotilla nos lleva a la 2ª R, al pie de un muro compacto: 2 paraboles.

Tercer largo (6b, 45 m, 6 paraboles y 1 clavo): tampoco os emocioneis, que los paraboles son de 8 mm. Escalar el muro por un diedro ciego y salir a una placa tumbada, todo ello en roca excelente. Atravesar la placa en diagonal hasta un clavo, donde, con la protección de la última chapa, hacemos un travesía a la derecha en busca de una chimenea escondida que nos deja en el nicho de la 3ªR: limpia, montar con friends.

En el muro del tercer largo

Cuarto de largo (IIº y andar): tirada de transición por una terraza, con tendencia a la derecha. Reunión común con la vía original de los Navarros, en un bloque pegado a la pared (limpia, montar con baga). La roca cambia.

Quinto largo (V+, 40 m, limpio): dejamos a la derecha los diedros oblícuos de la vía de los Navarros y subimos recto todo el largo, enlazando fisuras, en dirección al diedro visible del siguiente largo, a cuyo pie montamos la 5ª R en un gran bloque : limpia, bagas.

Sexto largo (6a, 45 m, 1 clavo): remontar el diedro, que se deja asegurar muy bien. Acabado éste, subimos rectos por una sucesión de muros y pequeñas repisas. Reunión cómoda en repisa: 2 clavos.

En el diedro del sexto largo

Séptimo largo (V, 35 m, limpio): seguimos derechos por unas fisuras y diedros evidentes, dejando a la izquierda una chimenea formada por un gran gendarme. Reunión en la cresta cimera: limpia, friends y fisus.

Ultimo largo para disfrutar

Paisaje espectacular, a pocos minutos de la cumbre

El material recomendado: fisureros, camalots del 0,5 al 3 (medianos repetidos) y surtido de micros. Bagas y cintas alargables.

¿El resultado, una vía elegante pero modesta, ha merecido tanto sudor?, claro, a pesar de los juramentos, lo pasamos bien. Nuestra intención ha sido dejar una vía para que otros escaladores la disfruten, no solo subir por ahí. Creemos que la criatura ha salido guapa, pero la opinión de las madres ya se sabe...

Los grados están totalmente por confirmar. Admitimos y esperamos las opiniones de los que la escalen.

El nombre de la vía está dedicado al bar restaurante Anaya, de Puente la Reina de Jaca, parada y fonda de muchísimos escaladores y montañeros, donde siempre somos bien recibidos en nuestras salidas pirenaicas o rigleras por Julio y su equipo, sea la hora que sea.

Que la disfrutéis.

8 comentarios:

LuisFer dijo...

Ole, Ole, Ole.
Habra que ir a probarla.

Kike Royo dijo...

Enhorabuena titanes!!!
Un abrazo

oscar dijo...

Por fin !! Ha costado pero seguro que ha valido la pena, ya solo espero poder disfrutarla con su aperturista.

blog master dijo...

Propongo “minimitin” caracol para estrenar la vía y ponerla a parir, de paso juntarnos en el Anaya para consensuar la reseña. ¿….? Inazio

Toñin Anzos dijo...

¡ Si señor ! felicidades que hay que dejar la impronta. Deberes para hacer pendientes, pero me da en la nariz que la via picara algo más...¡ ojito que los Madoz, escalan un "güevo" !
No estaria mal eso del minimitin.
" Viva San Fermin "

albertganxets dijo...

parece que el chaval le ha cogido gusto a esto de abrir ekkk
tendrás que atarlo en corto... se desboca como un caballo de carreras

saludos

mikel dijo...

yo encantado con lo del plan de "minimitin" y poner a caldo a los aperturistas, que seguro que se lo merecen, pero después de la vorágine juliera.

elales dijo...

Enhorabuena!! Buenísima pinta