Herri baten sustraiak (Dos Hermanas, Irurtzun)

El domingo día 8 tocó escalar. Esta vez fue la vía “Herri baten sustraiak”, en la hermana menor de Dos Hermanas, en Irurtzun. Una mañana nublada, con una temperatura que ya quisiéramos tener siempre para escalar.

Para acceder a la vía, hay que llegar a la “plaza de toros”, escalando por “Los tres mosqueteros”. Esta vía, son dos largos bastante tumbados equipada con spits. Marca en la reseña de Arlegi 6a. A mi se me hicieron cómodos porque iba de segunda, pero es una escalada en adherencia que no me gusta mucho, me parece que es cuestión de fe…, aunque mi compañero me dice que es más cuestión de fiarse de los pies.

El largo de la plaza de toros, es entre vegetación, con alguna roca que hay que trepar.

Cuando terminas, comienza la Herri baten sustraiak. Equipada toda con parabolts. Mikel hizo los dos primeros largos juntos, empieza con un pequeño desplome, que yo miraba con desconfianza, pero se me hizo bastante fácil, y sigue con buzones, presas grandes, maravillosos apoyos para los pies…vamos que cuando me tocó subir, pasé el mejor rato de la escalada.

Los dos siguientes largos de 6a, 6a+, con presas mas pequeñas, y buscando apoyos para los pies, me costaron un poco más, pero aunque mas despacio, los fui superando bien. Acabamos la vía por un largo con las rocas un poco sueltas, mirando con cuidado para no romper nada…

Las llegadas cuando escalo vías de varios largos siempre son un placer. El hecho de llegar es el premio al trabajo y al miedo que puedas pasar en el camino. Ahora puedo pararme a mirar el paisaje…y la autovía, que aunque molesta tanto el ruido, algunos ratos hasta te olvidas de él, y no te enteras de que sigue ahí.

El principio de la bajada además de confusa, me pareció peligrosa. Eso de andar trepando sin agarrarme a nada (bueno, voy dejando mi huella en las ramas de camino…), me dio miedo.

Una bonita vía, y una maravillosa mañana.

Txus

1 comentario:

Nach Bueno dijo...

Estos caracoles majaras, no me extrañan que estén como el vinagre, pues aquí no para ni uno. Enhorabuena.