PILAR DEL EMBARRADERE Vía Ravier

05-08-09

Santi Gracia, David Pons y Chavi

Domingo por la tarde en familia, la semana que viene estoy de Rodríguez y me gustaría hacer una escapadita un día pero no he quedado con nadie. En eso vibra el movil y llega un SMS. No le hago caso y sigo jugando con mis hijos.

Al cabo de un rato me acuerdo y veo el mensaje. Es de Santi, nos conocimos medio a través del Tributo a Rabadá y Navarro que organizó Inazio, medio a través de este blog.

El mensaje dice "nos vamos al Midi, ¿te apuntas?". Mi mente echa a volar, Santi y David son dos grandísimos escaladores y a lo mejor les apetece ir al Embarradere en su primera visita al Midi...

Le llamo a Santi y hacemos planes para el Miercoles.

Luego en frío lo pienso y voy dándole vueltas a donde me quiero meter y a que la vía me viene grande con mi gradito quintomasero todo terreno.

Pero la tentación es fuerte y el Martes llego a cenar a Pombie donde me encuentro con David y Santi que llevan un par de días dándole al granito del Midi. Cena refugiera en buena compañia.

Madrugamos sin pasarnos y a las 7:20 empezamos a caminar. Perdemos mucho tiempo en el largo previo a la vira herbosa y acabamos saliendo tal vez por donde era o tal vez no.

No es hasta pasadas las 11 que empezamos a escalar. Vamos tres, uno de ellos caracol perdido y la calculadora va sacando cuentas de donde nos va a pillar la noche.

Nos sale en la vía un horario muy presentable para ser cordada de tres, la clave que David y Santi son muy buenos y que yo sólo lidero la cordada en un largo de 50 metros de V+ del Midi.

El ambiente abrumador, imponente, bestial, una locura. Desde abajo miras y no entiendes por donde va la vía. Mientras subes miras para abajo y el vacío es brutal, la ruta en gran parte desplomada o vertical, las reuniones menudas por decir algo (recuerdo estar colgado del camalot del 2 en una laja vertical y mis compañeros encima mío colgados de la reunión con un vacío a mis pies embriagador).

Largos muy desplomados muy buenos, a veces con canto, a veces cantando y siempre movimientos muy atléticos. Santi y David liberaron mucho, yo lo que pude, supe o no tuve más remedio.

Los aliens trabajan a destajo, más que los camalots. Usamos la reseña de Albert donde también recomienda un juego completo de fisureros nosotros los olvidamos por completo en el coche. No usamos maza aunque la llevamos por si acaso.

He tenido la suerte de escalar un puñado de buenas Ravier pero ninguna como esta. Se salieron del marcador, unos fuera de serie.

Salimos con luz pero por detrás se acercaba una tormenta no prevista con rapidez, esta vez el amigo meteorólogo no atinó. Trepamos al Gran Pic donde ya era casi de noche e iniciando el descenso de las canales nos cayó la mundial. Rayos escalofriantes, lluvia torrencial, granizo fuerte... bajaban ríos por la pared, subía la niebla, bajaba la temperatura, estabamos a oscuras...

Nos pegamos a la pared amontonados intentando no perder calor y la cosa se puso seria. No sé cuanto duró la tormenta pero seguro fue más de media hora pasandolo mal.

Aflojó y decidimos que nos teníamos que mover, temblabamos y estabamos tocados. Montamos un rapel y fuimos para abajo. Entonces paró de llover y al poco se disipó la niebla y empezamos a ver algo. Con mucha prudencia destrepamos, andamos e hicimos dos rápeles más hasta salir al camino.

Llegamos al refugio, achopados pero contentos. Nos dimos un festín de quicos, cholocate y otras viandas y al catre. Eran las dos de la mañana. Pero como no tenía reserva en el refu y la noche se había despejado cogí los bartulos y tiré al coche que al día siguiente tocaba trabajar.

En el descenso al coche la guinda al día la puso un fiero mastín (es mi año de los mastines) que cuidaba unas ovejas y fue a por mí. Eché a correr a la derecha abandonando el camino y metiendome en torrenteras y el cabrón del mastín me seguía ladrando. El acojono me dió velocidad al ver que el tío no me olvidaba y tras una carrerita nocturna lo esquivé y llegué dando un rodeo al coche.

Carretera y manta y a casita a dormir.

Por cierto de nuevo actividad caracolera extrema de 20 horas de refugio a coche.

Primera salida con David y Santi dos grandísimas personas y dos grandísimos alpinistas que tuvieron a bien llevarme a esta magnífica ruta.

Besos embarrados desde la orilla del canal

4 comentarios:

lorenzo dijo...

Bueno, Chavi, estás que te sales. Al fin lo has conseguido. Como siga subiendo la categoría de las actividades publicadas en este foro, los normales no nos vamos a atrever a contar nuestras trepadicas. Enhorabuena, felicidades y ENVIDIA TREMENDA.

la-tribu dijo...

Chavi,

Pedazo de via y de piada. He disfrutado y divertido con tu relato de la actividad. Felicidades.
Imagino que el chucho es el de la cabaña de pastores que hay bajando a la derecha. un dia de estos habria que meterle un puro al dueño.
jesús.

Chavi Caracol dijo...

Muchas gracias por los piropos pero la categoría es de los compas que subieron sin despeinarse.
Lo de los perros agresivos de los pastores por el monte para mí en concreto empieza a ser un problema ya llevo dos buenos sustos este año y a Candi le atacó uno el año pasado y a un francés le mordio el mismo. En concreto son los perros de las cabañas de Ansabere. Este de la aproximación a Pombie hasta sólo me había ladrado alguna vez, pero esta vez venía por mí.
Por cierto Jesús alguna vez tenemos que intentar coincidir.
un abrazo, Chavi

la-tribu dijo...

Seria un placer Chavi,
déjame alguna forma de contacto en: http://www.la-tribu.cat/hosted/la-trtibu.nsf/dx/contacte.htm
saludos.