Te pongas como te pongas ...

2 Mayo 2009 Candy y Lorenzo

Hola de nuevo, ya tenía ganas de escribir algo interesante. Y es que el sábado pasado nos fuimos, Candi y yo, al Taillón, al Corredor Central de la cara Oeste. Salimos de Bujaruelo a las 5'30 de la mañana con los mochilones y los esquís tardamos casi una hora en calzarnoslos, un poco antes del refugio de Electricas. Mucho viento y frío hasta que los primeros rayos del sol nos aliviaron un poco. Continuamos foqueando hacia la cuenca del glaciar del Taillon a donde tuvimos que llegar a pie porque hay un tramo demasiado pendiente. Una vez en el glaciar, entre los Gabietous y el Taillon, vimos que el corredor estaba formado, pobre pero formado, y que el viento provocaba abundantes coladas de nieve polvo que caían por los corredores y que daban una idea de lo cargados que estaban.

Dejamos los esquís bajo unas rocas, justo debajo del collado entre ambos picos y comenzamos la dura tarea de abrir huella por el corredor. El primer largo de hielo, poco inclinado y fácil, nos dejó bajo el largo clave, una cascada vertical de hielo podrido y escaso que Candi escaló bajo constantes duchas de nieve polvo, en el más puro estilo "cara norte alpina". Un poco de miedo porque la reunión esra un clavo que encontramos y un par de friends no muy fiables. Después una rampa de nieve profunda y más coladas de polvo hasta otra cascada de aspecto menos fiero y de hielo abundante. Reunión sobre tornillos. Aunque Candi me ofrece ecalar esta cascada de primero, por no cambiar la reunión y por hacer alguna foto, le digo que siga con su turno. Total que el hielo está estalladizo y estoy todo el rato escondido debajo del casco para protegerme de la lluvia de hielo y cuando me acuerdo de la foto, Candi ya ha pasado la cascada.

Continuamos después, penosamente, abriendo huella por el corredor, con mucha nieve y con el miedo de que se ponga todo en marcha, medio en "emsemble" poniendo seguros, la mayoría un poco cutres, por unos parajes bien bonitos tapizados de nieve reciente, hasta llegar a la arista final, muy cerca de la cumbre.

La vista desde la cumbre, como no podría ser de otra manera, preciosa e impresionante. Y la bajada, muy cansados (llevamos en el cuerpo 1.855 metros de desnivel) con precaución porque se nos hacen unos enormes zuecos, a pesar de los antizuecos, y la bajada desde el collado es para tener mucha mucha precaución porque da la sensación de que se puede ir todo abajo. Una vez en los esquís, ya todo es normal, bajamos esquiando como podemos disfrutando de la nieve primavera y, doce horas y media más tarde, llegamos a Bujaruelo, muy cansados pero muy contentos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Todavía quedan MONTAÑEROS de verdad.

Juan Luis

Chavi Caracol dijo...

Esta es de las de verdad.

Coincido con Juan Luis, enhorabuena,

Chavi

Inazio dijo...

Buenas fotos y mucho ambiente. ¡felicidades!

ramonio dijo...

De nuevo, los grandes alpinistas, cuánto nos queda por aprnder. Enhorabuena, que buena pinta tiene la actividad.

Ramon

Anónimo dijo...

sois lo mejos de la comarca. alpinistas en grado puro.
Juanra