PICO TORRES, 2082 m, DIRECTÍSIMA A LA CARA S. Los misterios del Oeste 3

 

 

PICO TORRES, 2082 m, DIRECTÍSIMA A LA CARA S.

Los misterios del Oeste 3

Al fondo la cima del Valverde


Txingu en el primer largo



Son las 12:30. Desde la cima del Pico Valverde contemplamos ante nosotros la oscura mole del Pico Torres, que se alza a poca distancia sobre los prados. El cielo se ve tranquilo, sin nubarrones que vayan a desencadenar tormenta. Sentados a la sombra mientras picamos algo, decidimos pegarle un tiento. Curiosa idea, pienso, hincarle el diente a lo que parece ser un colmillo de roca que emerge de entre el verde de las campas. Sin perder de vista al rebaño de cabras que pasta en las proximidades, bien guardado por tres mastines, en un pispas bajamos al collado y nos acercamos a la pared.

2º largo, a navegar...

 

El contraste entre la blanca caliza que acabamos de escalar y la oscura cuarcita que tenemos enfrente es llamativo. No es que hayamos escalado mucho en esta roca… Además la estructura de la pared es curiosa. Parece estar formada por lajas imbricadas como si de las tejas de un tejado se tratara, unas sobre otras formando pequeños techos. ¿Estarán firmes, o solo apoyadas?

 

A nuestro favor, el hecho de que no sea una pared vertical. Y sobre todo, la confianza en la buena fama de la pared y de la vía a la que vamos, la Directísima a la cara Sur. Hacía años que le habíamos echado el ojo, desde que apareció en un artículo en la revista Desnivel. ¡Ah, aquellos dossiers de “Terreno de aventura”, cómo los echo de menos! Y por fin aquí estamos, en la base de la vía, y allí arriba diviso el brillo de un parabolt, y luego otro más, entre las lajas color miel oscura.



 

Pese al aspecto de la pared, más severo que el del Pilar del Trasgu, para cuando llegamos a la primera reunión podemos confirmar la calidad de la vía y de su roca. La cuarcita tiene un tacto similar al granito, aunque aquí no presente tantas fisuras para cacharrear. El único problema es la falta de referencias claras en la tapia para visualizar la vía e ir localizando los pitones. La inclinación de la pared hace que en ocasiones se pueda subir casi por cualquier parte, y sea más fácil embarcarse. En cualquier caso, en cada largo hay varios parabolts cuyo brillo es más fácil de detectar.

Segunda reunión




 

Tras dos horas y cuarto de agradable escalada estamos en la cuarta reunión, la vía finalizada y nosotros encantados y sorprendidos por su belleza. La verdad es que es una lástima no poder continuarla unos cuantos largos más… Se trata de un recorrido muy homogéneo en el V grado con algún pasillo de V sup. Cuatro largos largos con reuniones en cómodas repisas, prácticamente equipados aunque con distancias. Llevamos el mismo material que para el Pilar del Trasgu, claro: 10 expreses y un surtido de fisus, micros y friends, aunque para esta vía no los usaremos demasiado. 

Tercer largo

 

Así pues, una ruta muy recomendable, cuya mayor dificultad estriba en descifrar la ruta. Un buen croquis sobre foto nos será de ayuda. La actividad será aun más gratificante si como es costumbre se encadena con el Pilar del Trasgu al Valverde. En total serán unas agradables 9 h de coche a coche, sin correr, para recorrer 9 largos y 450 m de escalada de dificultad abordable en un entorno de gran belleza.

4º y último largo

Al fondo el Pico Valverde




 

En media hora escasa estamos en la cima del Torres. Descenderemos por la senda que conduce al puerto de San Isidro, siguiendo la cresta hacia la derecha según se mira la pared de frente. Al llegar a  una pequeña brecha la senda desciende hacia la majada del Torres. Desde la brecha vemos como en la majada los mastines siguen divirtiéndose tomando el pelo a otros excursionistas, así que damos un prudencial rodeo, hasta coger otra senda que en lugar de flanquear a San Isidro, desciende bordeando el Valverde  a través de un océano de brezos hasta el abrevadero de la Braña de la Ermita, nuestro punto de partida.

Terminando la vía

 

Iniciando la bajada


Este será el final de nuestra primera incursión por las montañas cantábricas, que me prometo continuar tan pronto como sea posible. La cuarcita del Pico Torres, en especial, merece otra visita. Hay tanta tarea, y la vida es tan corta…

Pico Torres, Directísima a la cara S, D sup, 190 m, 5 largos

Ascendida con Txingu en julio del 2021

Patxi Lasarte


Regresando a la Braña

Pico Torres



 

EL RINCON ( BIELSA), "EL PIXADOR DE ROUTES" Y "MAL DE ALTUNA"

 

EL Rincón ( Bielsa - Devotas)

“MAL DE ALTUNA”  Y  “EL PIXADOR DE ROUTES”

 

“El Rincón “ es una nueva zona de escalada deportiva, justo después de las Devotas. Pero donde terminan las cadenas, la pared continúa hacia arriba, y ahí Edu Gonzalez, con su capadidad visionaria, y su inigualable entrega volvieron a ver en esa pared tan visible desde la carretera, por donde podrían abrirse vías pero que acabaran cuando los pinos te den la bienvenida… nueva lección de que no sólo hay que señalar con el dedo hacia arriba, sino que luego hay que ponerse el mono azul y hacerlo… personalmente me siento en deuda con muchos aperturistas y con el Sr Edu por su trabajo infatigable en estos años más.

 

 “EL PIXADOR DE ROUTES” 190 mt 7b ( 6c obligado) ( Abierta por Santi G., Pipa y Edu)

  La vía la escalamos el otoño pasado con mejor forma que la actual, y es una vía a la que conviene ir rodado. Los 4 largos de abajo son muy buenos y bonitos, desplomes entre chorreras , con aire entre chapas para ir completando con los cacharros , escalada atlética y de ir apretando sobre cantos buenos en un desplome importante ( 7a+, 6b, 7b y 6a) .



 Una vez resueltos los largos de abajo en nuestro estilo de “suba Ud como pueda” pensábamos que el pescado estaba vendido.. pero ahí amigo… que las reseñas sólo ponen un número y una letra y hasta que no te subes por la vías no sabes en que largo está escondido “el malo de la peli”

 


  Superada la repisa de andar la vía cambia totalmente de roca, de color y de estilo. La roca sigue siendo muy buena pero como se cacharrea decentemente no hay casi seguros fijos ( 3 o 4 seguros en total en 3 largos). La escalada sigue siendo atlética, un primer largo de 6b ya te hace escalar y darle marcha a los aliens, el siguiente largo de 6c, hay que escalar bastante y aún guarreando toca apretar para salir , y el último largo… bueno… es un largo de esos que a los que no vamos sobrados te ponen firme. 



Hay 2 paraboles… hasta que se acaban… y te toca salir a cruzar una placa fina, que te hace concentrarte de lo lindo ( a mi se me cerró el culo). Una vez salido de la placa la fiesta no ha terminado, tienes un muro ligeramente desplomado con agarres medianos y la protección tampoco es que sea la leche, a partir de ahí pillar ya una gran y bendita fisura horizontal que te lleva fácil y poniendo lo que quieras hasta un paso de Ae que hay justo debajo de la última R.


                          Vista hacia la "R" donde la cosa se empieza a poner seria

Vía muy buena, de gran calidad y que no se hace corta. 6c obligado en varios largos.

 


“ MAL DE ALTUNA”  210 mt 6c (6b/6b+ obligado) ( Abierta por Bada y Edu)

 

    Esta vía fue abierta sin emplear expansiones. Sólo clavos y puentes de roca. Un estilo poco frecuente ya, pero que demuestra que el “cómo” aún importa, al menos para unos cuantos.

 No es tan exigente como la anterior, pero tiene un sabor más de terreno aventura . Aún así hay que escalar también.

    El año pasado con Miguel hicimos la parte de abajo, y de nuevo con David volvimos el otro día, para hacer la vía entera y ver los largos de arriba.


                           Magníficas sabinas, probablemente centenarias.

    Los largos de 6c, como hay clavos y puentes de roca se hacen bien, no son demasiado exigentes.

 


En el 3er largo ( 6c)

 Una vez cruzada la repisa comienza la parte superior. En el 5º largo (6b), los aperturistas dejaron su sello de calidad (cada uno juega en su liga, está claro) y pasar sin expansiones por ahí… no está mal, no….  Hay que cruzar una placa vertical con muy pocas opciones de protección ( se ponen micros), y para ayuda de los que lean ésto, decir que donde parece que va haber canto lo hay, pero hay que tener temple… Yo tuve suerte y me tocó de segundo, y con la cuerda por arriba el largo es francamente bueno. En mi modesta opinión dada la exposición 6b+ obligado.  

El siguiente largo en travesía, me pasé la reunión e hice un largo a tope cuerda (variante Avinguda Súper-Diagonal) , pero desde allí pudimos enlazar con la parte de arriba del último largo.

 


En resumen 2 buenas vías, distintas,  para escalar en sombra desde mediodía, pero con su atractivo y que nos hicieron pasar buenos ratos y echarnos algún chupito de adrenalina.

SALUD!!!!

PICO VALVERDE, 1947 m, PILAR DEL TRASGU. Los misterios del Oeste 2

 

En primer plano, Valverde, al fondo Pico Torres

En el primer largo del Pilar del Trasgu


PICO VALVERDE, 1947 m, PILAR DEL TRASGU.

Los misterios del Oeste 2

Vista desde la carretera de San Isidro



 

Cautivados por nuestra experiencia en Peña Santa, decidimos internarnos más aun en el misterioso oeste. Los puertos del Pontón y Tarna quedan atrás, carreteras solitarias y boscosas que ya imagino recorrer en un futuro con bici y alforjas. De nuevo con el libro de Adrados como guía, llegamos por fin al puerto de San Isidro, al que las infraestructuras de la estación de esquí restan belleza. Pasada la estación, sobre las laderas de cubiertas de brezos donde pasta el ganado protegido por los mastines, se alzan entre nubes oscuras las moles de los Picos Valverde y Torres. Nos mosquean un poco esos nubarrones, pues la previsión meteorológica no es del todo clara. En fin, ya veremos.

Aproximando desde la Braña de la Ermita


La vía arranca por el pilar a la dcha de la cueva

El amanecer es radiante. Sobre el cielo despejado aparecen con claridad nuestros objetivos del día. La amplia muralla del Pico Valverde se alza justo encima de la Braña de la Ermita, donde dejaremos la furgo. La aproximación es corta pero intensa, 45 minutos de potente cuesta por vagas sendas abiertas por las vacas entre el brezal. Nuestra vía arranca a la izquierda de la pared, en un muro sombrío a la derecha de una cueva.

Primer largo, V-Vsup

Pese al aspecto herboso la escalada busca el terreno limpio

 

El Pilar del Trasgu sigue de manera evidente el espolón que limita por la izquierda la pared del Valverde. Pero su primer largo, por un muro bastante vertical y a tramos herboso, no es tan claro. Un V recio donde van apareciendo pitones aquí y allá, que completamos con material flotante. En un momento dado, ya bastante arriba (45? 50 m?) aparece un pitón a la derecha de la línea de ascensión. No seguirlo, es un embarque. Seguir recto otros cinco o seis metros hasta que dos pitones con una cinta nos marquen la travesía de 6ª que lleva al puente de roca de la primera reunión. Nosotros seguiremos el embarque (travesía de V sup) y luego por terreno más fácil y herboso llegaremos a la reunión.

Un corto pateo nos lleva a la base del espolón


 

El resto de la vía será más cómodo y evidente, por un hermoso espolón de caliza tan blanca que casi deslumbra. En otros cuatro largos largos, por un terreno de IV con algún paso de V llegaremos al final de las dificultades tras tres horas y media de escalar a la sombra, cosa que se agradece en estos días de calor. Encontraremos poca cosa, algún que otro clavo en las reuniones o protegiendo algún paso. Pero la escalada se protege muy bien, con fisus, friends y algunas cintas para puentes de roca. Diez expreses serán suficientes para esta vía, cuyo ambiente y atmósfera se nos hará familiar a los que nos estrenamos escalando en las calizas del Txindoki o de Atxarte. ¡Qué recuerdos!

2º largo, IV

3º largo, fisura de V

 

Fisura del largo 3º

Cuarta reunión


5º largo, una entrada picante, V sup


Veinte minutos más y estamos en la cima del Valverde, contemplando justo enfrente la oscura pared de cuarcita del Pico Torres, y cómo se entretienen los mastines en la majada, camino del puerto San Isidro, tomando el pelo a los escasos excursionistas. Como nosotros aproximamos desde la Braña de la Ermita podemos esquivarlos sin problema. Pero los que aproximan desde San Isidro tal vez tengan que dar un rodeo…

Final de las dificultades


Cima del Valverde. Detrás, Pico Torres

 

Pico Valverde, Pilar del Trasgu, D sup, 250 m, 5 largos. Julio del 2021, con Txingu Arrieta

Patxi Lasarte



 

PEÑA SANTA, CANAL DEL PÁJARO NEGRO Los misterios del Oeste 1

 


Peña Santa, cara Sur


Nuestro 4º largo, llegando al hombro

PEÑA SANTA, CANAL DEL PÁJARO NEGRO

 Los misterios del Oeste 1

Aunque vivo en la Ayala alavesa, a mitad de camino entre las montañas cantábricas y el Pirineo, mis compañeros habituales son en su mayor parte donostiarras (o viven ahí), y resulta difícil apartarles del eje riglero-pirenaico. De modo que cuando Txingu me propone salir unos días hacia el Oeste, una vez descartada la escapada a los Alpes por borrascas persistentes, acepto de inmediato. Me apetece regresar a esas misteriosas montañas de soberbia caliza donde acechan entre el orbayu cuélebres y xanas, tierras de maquis y brumas, osos y mastines.

Ojeando el libro de Adrados (Cordillera Cantábrica, escaladas selectas), esas montañas se me figuran tan inagotables e infinitas como el Piri, y para mí mucho más desconocidas. Salpicadas aquí y allá de paredes de gran calidad y carácter, a veces incluso demasiado, je je, de las que solo he podido catar unas pocas muestras. La verdad, tenía muchas ganas de volver a escalar por aquí antes de que la edad o la cobardía me hagan retirarme de estas escaladas, pues cada vez se hace más cuesta arriba entrarle a según qué paredes…

El caso es que Txingu tenía en mente una nueva visita a la cara S de Peña Santa, y yo llevaba años con ganas de conocer esta pared. Así que genial. Empezaremos por los Picos de Europa. 

En el collado del burro

La aproximación desde Vegabaño hasta Vegahuerta bajo un sol de justicia, aunque bonita y variada, se me hará dura, bajo el peso de una mochila bien cargada de material de vivac y de escalada, en mitad de una de las olas de calor de este verano. ¡Menos mal que la “Cuestafría” está a la sombra del hayedo! Pero por fin, pasado el collado del Burro, aparece la visión imponente de la cara sur de Peña Santa. Hay gente acampada en Vegahuerta, pero el pequeño refugio está libre, y de la fuente mana agua en abundancia. Un magnífico crepúsculo se adueña del horizonte mientras intentamos situar las distintas líneas de la pared.

En lo posible, cuando me estreno en una tapia intento no empezar por la vía más cómoda: hay que dejar algo para cuando seamos (aun) más viejos, je je. Txingu ya ha recorrido un par de veces la Sur Clásica, así como la Rescate Emocional. Su idea es ir a la Canal del Pájaro Negro, y a mí me parece bien. Así que allá vamos.

Entrando en la canal

Con 15 expreses (nos sobraran por lo menos un par), fisus y aliens, cámelots repes hasta el 2 y uno del 3, además de muchas cintas, nos plantamos en la base de la canal a eso de las 8:15, tras 45 min de aproximación. Llevamos una pequeña mochila para el segundo, y dos litros de agua, que serán escasos visto el calorazo. Mejor hubieran sido tres.

Nevero en el 2º largo

 Unas 8 h más tarde, salimos a la cima. Pero todavía nos queda la bajada por la Canal Estrecha, que supone dar la vuelta a la montaña. En total, una buena jornada de 12 h. Antes de empezar, iluso de mí, fantaseaba con escalar al día siguiente la “Urdaburu”, una vía más corta, desequipada, abierta en 1990 por mi hermano Juan con Gerardo Telletxea. Txingu me miraba con ironía, y tenía razón, la paliza de un paseo por la Cara Sur ya es más que suficiente…

4º largo, hacia el Hombro.

Se trata de una clásica bastante equipada en realidad, con pitones e incluso algún parabolt en alguna reunión, así como en el paso duro del comienzo del pilar. Pero también hay largos tramos a cacharrear o a navegar en busca de pitones. De hecho nos embarcaremos en el largo previo a la Chimenea difícil. No tirar recto hacia unas fisuras-lajas verticales bien protegibles con friends, sino más a la derecha por terreno más roto y difícil de proteger, pero no difícil. La roca en general es buena, pero se vuelve delicada en los tramos menos verticales. Total, el típico terreno de montaña que tanto nos gusta, así que disfrutaremos de la vía, de su ambiente y su historia, y de su moderada dificultad. Pero ojo, tampoco es una vía de la calidad de las del Picu Urriellu, habrá a quien no le guste. Y no nos engañemos, el auténtico reto, la joya de esta pared se encuentra más a la izquierda, en el lienzo por donde discurren “Rescate” y “Manantial”…

5º largo, en la Losa.
6º largo, para salir de la losa hacia el rappel.


Tras trepar un rato desencordados, haremos tres largos por la canal, el segundo bordeando un gran nevero que casi nos impide pasar. Un bonito 4º largo a tope de cuerda, de navegar y donde aparece algún pitón, nos lleva al hombro, donde una reunión de parabolt protege la entrada al Pilar. (6b+/A0)

Este largo que repelió tantos intentos ya ha dejado de ser el largo clave. Además de la reunión a caldo, hay dos parabolts bastante cerquita para protegerse si lo intentamos en libre. Yo pruebo pero no sale, entonces se convierte en un A0 bastante cómodo y corto, que continúa por unos bonitos pasos de V+ protegidos por pitones. Salgo del pilar a unas repisas, pero como queda mucha cuerda continúo hasta montar reunión a mitad de La Losa. Txingu seguirá hasta el rappel, que en realidad usaremos como descuelgue. Y tras bajar de nuevo a la canal, avanzaremos unos metros hasta una reunión en una fisura.

8º largo, la chimenea difícil

Es en este nuestro 7º largo donde me embarco, pero bueno, acabo llegando sin problemas a la reunión bajo la Chimenea Difícil (dos pitones). Txingu supera sin pestañear la chimenea, que hace honor a su nombre ya que es bastante estrecha, aunque corta (un pitón). Y luego me toca a mí resolver la Fisura Difícil, un largo de V+ con un hermoso patio y una entrada atlética de 6ª al comienzo, protegida por tres pitones. 

La fisura difícil, 9º largo
¡Terminan las dificultades!

En tres largos más, por una estética travesía alcanzamos las canales que nos llevan a la arista, y después a la cima. La bajada está marcada con hitos y brochazos de pintura amarilla, a veces borrosas. Sin mucho problema y con un rappel corto accedemos al inicio de la Canal Estrecha, en la vertiente norte, que ahora está equipada con parabolt para rappelar cada 30 m. En realidad, tal vez sea más práctico destreparla, pues salvo un par de secciones, rappelables con una cuerda, es bastante cómoda. 

Después hay que subir hasta el collado de la Forcadona, por unos neveros que afortunadamente no son demasiado duros para nuestras zapatillas (salvafisureros útiles). Y luego más canales, hitos, pedreras, hasta que bordeando la pared aparece a la vista Vegahuerta. Una bajada compleja, en la que no es difícil despistarse.

Una vez en Vegahuerta, mientras descanso en el saco (hoy dormimos fuera, dentro del refu hace demasiado calor), no paro de darle vueltas a lo que tuvo que suponer completar el puzle de esta ascensión en los años 50, con bota gorda y sin más protección que mucha maña al pitonar. Me imagino los distintos intentos, los tanteos por aquí y allá, los abandonos rappelando al cuerpo… que culminarían con la ascensión de Landa y Udaondo en 1958.









 

Me viene también a la mente otra vieja historia que leí hace tiempo en el blog “Parque Nacional de los Picos de Europa”, de Juanma Perez de Ana. En él se relata un avistamiento realizado en 1978  por Erik Pérez Lorente, guía de montaña y naturalista, durante una escalada a la canal del Pájaro Negro. ¡Nada menos que un lince, tal vez despeñado mientras perseguía rebecos! Los mismos rebecos que  cada anochecer y amanecer se acercan a la fuente a calmar su sed.

http://parquenacionalpicosdeeuropa.blogspot.com/2012/01/lince-europeo.html

¡Cuántos misterios en Peña Santa!

Peña Santa (2596 m), Canal del pájaro negro, MD, 6b+ o Vsup/A0, 600 m? 12 largos.

 

Patxi Lasarte